Por María Angélica Aldecoa

A fines del año 2019 se destapó la caja de Pandora y creo poder afirmar con total seguridad que nadie estaba listo para el enjambre de adversidades que la COVID-19 traería consigo. Uruguay no fue la excepción e inauguró el 2020 con la pandemia y sus fuertes efectos en la salud y en la economía.

La comunidad de jóvenes empresarios de AJE Uruguay también se vio afectada seriamente por el efecto COVID, pero en un principio y en plena crisis era difícil saber en qué medida y qué rubros y empresas se vieron impulsados por la situación y cuáles tuvieron que reconvertirse rápidamente para poder sobrevivir.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Para poder entender la situación de los socios y darles apoyo de valor, en AJE nos embarcamos en un proyecto enmarcado en la convocatoria “Desafío: Estudios del impacto del Covid-19 en el ecosistema emprendedor”. Así, a través de un censo a nuestra comunidad podríamos conocer el impacto que la pandemia había tenido en sus negocios, cómo habían cambiado sus necesidades y las de sus empresas en este contexto y qué tipo de ayuda necesitaban para salir adelante.

ESTUDIO DE IMPACTO COVID

Este estudio fue el primero en Uruguay en estar enfocado en jóvenes empresarios y representó una iniciativa vinculada a la estrategia de innovación e investigación del Uruguay frente a los nuevos desafíos presentados por la pandemia. Además, implicó una importante articulación público-privada, ya que se realizó junto con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y la Agencia Nacional de Investigación e Innovación (ANII), y fue coejecutado por Quinta Disciplina Consultores, socios de AJE Uruguay.

Además, la instancia uruguaya fue la primera de todas las asociaciones de jóvenes empresarios de Iberoamérica en evaluar el impacto de la pandemia.

De este censo participó una muestra significativa de socios y exsocios de AJE, y tuvo como objetivo principal generar conocimiento específico respecto de cambios significativos en el contexto de los negocios en pandemia. Se estudió la adaptación, transformación o resiliencia de las empresas gestionadas por jóvenes y se evaluó la utilidad de las herramientas existentes en el ecosistema, ante los nuevos desafíos.

RESULTADOS

A partir de este estudio, la mayor problemática detectada fue la incertidumbre, seguida por el estancamiento de proyectos de negocios. Por otro lado, las necesidades de mayor relevancia que se encontraron en este segmento fueron: aumentar la red de contactos y recibir capacitaciones. Finalmente, desde un punto de vista más favorable, las oportunidades más importantes que se pudieron detectar fueron la organización del trabajo y nuevas unidades de negocio desarrolladas frente a esta situación.

Con base en estos hallazgos, AJE definió tres OKRs (objetivos y resultados clave) sobre los cuales trabajar para afrontar esta situación: networking, capacitaciones y financiamiento.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook

Networking, a través de capacitaciones, segmentación, promoción de facilitadores que orienten en el proceso, seguimiento durante cada etapa, intercambio cultural, colaboración entre pares y fortalecimiento de la comunidad.

Capacitaciones que también presenten segmentación en el público y las temáticas, especialización en las necesidades detectadas, seguimiento posterior, participación de expertos, apoyo técnico, programas y acceso online para adaptarlo a la situación actual.

Y financiamiento dado el interés de los emprendedores y empresarios en esta temática, dando a conocer los sistemas de financiamiento y contacto con las demás instituciones del ecosistema que las brindan.

¿QUE ESTÁ HACIENDO AJE?

En marzo de 2021, una nueva Comisión Directiva asumió la conducción de AJE y definió los pilares de la planificación estratégica que va a llevar adelante durante los próximos dos años: el desarrollo profesional de los jóvenes empresarios, el fortalecimiento del networking para seguir generando valor a la comunidad y la construcción de una imagen representativa del empresario joven.

En este contexto, teniendo en cuenta los OKRs definidos tras el Estudio de Impacto COVID y los pilares establecidos por la Directiva, se han realizado acciones concretas que abordan las problemáticas detectadas.

Además, replanteamos nuestra propuesta de valor y la enfocamos en torno al primer OKR y las actividades de networking. Por eso, comenzamos a usar la aplicación Gather Town durante el tiempo en que continúe el distanciamiento social, que nos permite recrear la modalidad presencial de mejor forma.

Finalmente, basados en todo este trabajo, y como respuesta a las necesidades de nuestra comunidad, AJE definió un nuevo formato de actividades y eventos para sus socios: los programas.

Descarga gratis la edición impresa de Forbes Centroamérica

Se diseño un programa específico para cada segmento de socios, que ayude a cubrir las necesidades de su negocio, explotar las nuevas oportunidades y atender sus problemáticas específicas.

El primer programa estará enfocado en los primeros pasos para internacionalizar el negocio. Incluye herramientas para dar un primer acercamiento a las estrategias de internacionalización, ya sea para comenzar a exportar o instalarse en un nuevo país.

El segundo aborda los nuevos desafíos que enfrentan las empresas consolidadas y brinda herramientas para que quienes están en etapas más avanzadas hagan frente a los procesos de cambio.

El tercero está enfocado en consolidar los modelos de negocio en estructuras más pequeñas. Además, brinda herramientas para poder delegar dentro y fuera de la empresa, manejar los cambios desde la planificación financiera, y trabajar en el diferencial y la propuesta de valor. Es un programa pensado para servicios profesionales y microempresas.

Esta iniciativa en el mes de junio y, con una importante convocatoria, Ruben Sosenke, cofundador de Pedidos Ya, hizo la apertura del primer

La pandemia puso en jaque al mundo y sacudió a nuestra organización y a su comunidad. Los jóvenes empresarios tuvieron que adaptarse rápidamente a los cambios forzosos, y con ello surgieron muchos desafíos y necesidades. AJE en cuanto organización no fue ajena a esta situación. Hubo que replanificar y rearmarse en un contexto con más incertidumbres que certezas, a punta de mucho trabajo y largas horas de dedicación de sus voluntarios y su equipo ejecutivo. Pero tanto para la organización como para sus socios, la pandemia no solo fue una crisis, sino también una oportunidad; una posibilidad de explorar nuevas actividades, herramientas, formas de relacionamiento y posibilidades de ayuda que nos obligaron a todos a innovar, a pensar fuera de nuestros esquemas, a salir de nuestras zonas de confort y a apostar a nuevos contenidos para nuestros públicos. ¿Fue difícil? Sí. ¿Valió la pena? Estamos convencidos de que sí, porque como empresarios crecimos en muchos sentidos y como organización tuvimos la posibilidad de desafiarnos y plantear nuevos escenarios que están generando un gran valor para nuestra comunidad y, por lo tanto, para la economía del país y la región.

*La autora es representante de FIJE y directiva (Secretaria) de AJE Uruguay.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Centroamérica.