El agua es un factor clave en la estrategia para desarrollar un turismo sostenible, especialmente en un país como Panamá, el cual se encuentra en medio de dos océanos, coincidieron expertos y representantes del sector privado, durante el panel Océanos, hacia un futuro sostenible, en el marco del Foro Panama Invest in Tourism.

“Si hablamos de turismo sostenible, este es un tipo de turismo holístico e incluye no solo el aspecto medioambiental, ahora estamos hablando de los océanos, pero también aspectos socioculturales, económicos y políticos”, indicó Annie Young, presidenta de la Fundación Panameña de Turismo Sostenible.

Agregó que es importante entender que hay mucha presión sobre el turismo mal gestionado con respecto a los recursos naturales, en particular el agua, y sus efectos son muy negativos. El turismo genera ocupacion del territorio, consumo de agua y energia, contaminación, cambios en la forma de vida tradicional de las comunidades, sobreexplotacion y la pérdida de recursos, desde los manglares hasta los corales, incluso de vida silvestre.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Por ello, es importante impulsar estrategias que permitan avanzar hacia ese turismo sostenible.

“Me encanta la visión del Plan Maestro de Turismo Sostenible del gobierno hacia el 2025”, el cual busca que el país sea reconocido como un destino sostenible de clase mundial gracias a la extraordinaria riqueza y diversidad de su patrimonio natural y cultural y también mostrar la calidad de sus servicios.

Al respecto, Morris Palmer, fundador de los Buzos Resort, mencionó que tras 20 años de trabajo han podido desarrollar una pesca sostenible al convencer a los pescadores de que en lugar de convertir a un pez gallo o a un pargo en un plato de sopa, tomaran una foto y lo liberaran.  “Tomó algún tiempo, era lento, pero una vez que se dieron cuenta, esto creó más trabajo, mejores propinas y mejores ingresos.

Agregó que una de las principales claves es darse cuenta de que el éxito del turismo sostenible es muy diferente al de la caridad o al de un proyecto gubernamental, ya que tiene que ser rentable para todas las partes, con la finalidad de que se desarrolle de forma efectiva, y ese suele ser el reto.

René Gómez, miembro de la junta directiva de Scuba Panamá, mencionó que “sin un turismo sostenible que se preocupe por el medio ambiente, en el futuro no tendremos negocio, no tendremos nada que ofrecer a los turistas”. Por eso, en el caso de su empresa de buceo, hace tres años lanzaron un proyecto de restauración de arrecifes donde crearon una fundación llamada Reef2Reef, conjuntamente con la Universidad Marítima de Panamá y la empresa Boskalis.

Descarga gratis la edición impresa de Forbes Centroamérica

“En un corto plazo, nos dimos cuenta de que hemos logrado un impacto positivo en el área, vemos más vida, más peces, más colores en un ecosistema que estaba desierto. Los turistas también se han dado cuenta del beneficio que trae este tipo de investigación y ahora estamos recibiendo comentarios de los turistas sobre cómo pueden involucrarse y cómo pueden aprender más sobre la restauración de los corales”, agregó.

Los expertos coincidieron en que la realidad que vivimos exige nuevos modelos de turismo que permitan transitar hacia el futuro de manera sostenible, al lograr una combinación equilibrada entre gestionar un negocio rentable y hacer el bien.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter