El proyecto eco-resort de Islas Secas busca primordialmente la conservación de la flora y fauna del Golfo de Chiriquí, en Panamá, explicó Andrey Gomez Valverde, director general de Islas Secas.

Durante su participación en el Foro Panama invest in tourism, el directivo destacó el papel fundamental del inversionista Louis Bacon quien compró el archipiélago volcánico del Golfo de Chiriquí con el objetivo de cuidar plantas y aves, además de impulsar el turismo sostenible.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

“El señor Bacon compró el archipiélago con la intención de proteger. La visión del señor Bacon para Islas Secas es de conservación y protección. Sobre todo generar un modelo de turismo sostenible”, explicó el director general de Islas Secas.

Gomez Valverde comentó que las decisiones del proyecto en materia de infraestructura y operaciones se tomaron bajo la sostenibilidad, una buena administración y sobre todo con un enfoque sobre la conservación.

Asimismo, el directivo de enumeró algunos puntos claves del proyecto de Islas Secas:

*75% del archipiélago no tendrá desarrollo.

*100% de la energía es solar.

*Un cuidado del suministro del agua.

*Uso de compostaje.

*No uso de plástico de un solo uso.

*Plantación de árboles locales.

“Aquí en el Golfo de Chiriquí este acto de equilibrio resultó en una comunidad turística de escala limitada, gobernada por prácticas ambientalmente racionales y que apoya a la economía local”, resaltó Andrey Gomez.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook