Por Gustavo Ripoll

A medida que los gobiernos globales buscan liderar el camino para reconstruir economías más fuertes, más resilientes e interconectadas, facilitar la digitalización acelerada de las empresas será fundamental para la misión. El ritmo de evolución requerido por los eventos del 2020 brindó un vistazo de lo que es posible: ahora nos encontramos en una coyuntura crítica, con las herramientas disponibles para revitalizar y reimaginar verdaderamente industrias vitales.

Los componentes básicos establecidos hoy deben complementar y respaldar la capacidad de “trabajar desde cualquier lugar”, potenciar la innovación de datos y aprovechar el potencial masivo de la flexibilidad de múltiples nubes.

La oportunidad de ofrecer una recuperación digital primero y construir un camino hacia el futuro del trabajo está aquí. La tecnología está preparada y lista para cumplir con estos ambiciosos objetivos.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Comprender el ADN de las economías locales es clave para habilitar y proporcionar un soporte óptimo para lo que es un entorno empresarial cada vez más diverso, que abarca tanto a grandes entidades como a pequeñas y medianas empresas (PYME).

Las pymes representan el 90% del negocio y más del 50% del empleo en todo el mundo, forman una faceta fundamental de nuestro ecosistema económico. La región de América Latina y el Caribe tiene alrededor de 27,5 millones de PYMES, de las cuales unos 26,2 millones son microempresas.

Según el Banco Mundial, las pymes formales contribuyen hasta el 40% del ingreso nacional (PIB) en las economías emergentes, y estas cifras son significativamente más altas cuando se incluyen las pymes informales. Es justo decir que son la columna vertebral de la economía mundial.

Tradicionalmente, las empresas más pequeñas han tardado más en digitalizarse que sus contrapartes más grandes, se estima que la brecha de financiamiento general para las PYMES es de $1.2 billones, sin embargo, según la OCDE, el 70% de las PYMES intensificaron significativamente su uso de las tecnologías digitales debido a la crisis global de 2020.  Es de vital importancia que este segmento de la economía sea respaldado en su búsqueda por prosperar en la era digital, y esto significa hacer coincidir sus ambiciones con servicios rápidos, conectados y personalizados.

Descarga gratis la edición impresa de Forbes Centroamérica

Para que una empresa de cualquier tamaño prospere, debe existir dentro de un entorno que respalde su crecimiento, ya que la supervivencia es más que recursos o capacidades individuales. Cuando examinamos el futuro del trabajo, podemos ver que las profesiones como los trabajadores de la salud, los desarrolladores de software y los profesionales de la energía verde tendrán una gran demanda, y la tecnología será la base de todos estos trabajos. Es fundamental que las bases digitales para permitir que estas profesiones prosperen y alcancen su máximo potencial estén establecidas y sean accesibles en todas las ubicaciones. A medida que avanzan sectores como la ciencia, la sostenibilidad y la fabricación, también deben hacerlo las infraestructuras que permiten su evolución.

Sabemos que la recuperación económica requiere un enfoque matizado con estrategias tanto a largo como a corto plazo. Reforzar el sector privado con infraestructura digital proporcionará un terreno fértil para una mayor innovación y apoyará la transformación continua en todas las industrias. Como el subconjunto más grande de negocios, las necesidades de las PYME deben estar en el centro de cualquier estrategia digital. Los gobiernos de todo el mundo ya están haciendo un trabajo asombroso para apoyar sectores comerciales vitales, y con un sentido de propósito revitalizado, estamos bien posicionados para re-construir mejores sociedades y economías para siempre.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter

*El es autor vicepresidente de MCLA en Dell Technologies.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Centroamérica.