Tres países de la región serán quienes impulsen el crecimiento en Centroamérica, ellos son Panamá, El Salvador y Honduras, reveló la Comisión Económica para América Latina y El Caribe (Cepal).

En su estudio “La paradoja de la recuperación en América Latina y el Caribe: crecimiento con persistentes problemas estructurales: desigualdad, pobreza, poca inversión y baja productividad”, la Cepal reveló que el crecimiento en Centroamérica será liderado por Panamá con 12% en 2021.

Le siguen El Salvador y Honduras con 5%, respectivamente.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Por su parte, las economías de Guatemala y Costa Rica tendrán un crecimiento en Centroamérica de 4.6 y 3.2% durante el presente año. No obstante, el país que crecerá menos en 2021 será Nicaragua con una proyección de 2%.

En su conjunto el crecimiento en Centroamérica será de 5.1%, muestra el estudio presentado por la Cepal.

Por su parte, República Dominicana tendrá un crecimiento de 7.1%, este es superior al observado a las diferentes naciones de la región centroamericana a excepción de Panamá.

“Necesitamos políticas para una recuperación transformadora con énfasis en la inversión. Políticas industriales y tecnológicas para impulsar el crecimiento de sectores más intensivos en tecnología y generadores de empleos de calidad. Reestructurar los sistemas de salud y educación. Sostener las transferencias, universalizar un ingreso básico de emergencia, implementar bonos contra el hambre, asegurar el acceso a una canasta básica digital, fortalecer el apoyo a las mipymes. Impulsar políticas transversales y sectoriales para avanzar hacia un nuevo modelo de desarrollo”, declaró.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook

Según las nuevas proyecciones de la CEPAL, en 2022 América Latina y el Caribe crecerá 2,9% en promedio, lo que implica una desaceleración respecto del rebote de 2021. Nada permite anticipar que la dinámica de bajo crecimiento previo a 2020 vaya a cambiar. Los problemas estructurales que limitaban el crecimiento de la región antes de la pandemia se agudizaron y repercutirán negativamente en la recuperación de la actividad económica y los mercados laborales más allá del repunte del crecimiento de 2021 y 2022. En términos de ingresos per cápita, la región continúa en una trayectoria que conduce a una década perdida, advierte el informe.