En esta etapa en que los negocios tienen que ser regenerativos en lugar de extractivos es necesario colaborar con las comunidades indígenas ancestrales para aplicar sus técnicas sustentables, planteó Eduardo Neira, mejor conocido como Roth, fundador del Grupo Azulik.

En un conversatorio con Iván Eskildsen, Ministro de Turismo de Panamá, como parte del Foro Invest in tourism, presentado por Forbes LATAM, Roth mencionó que las áreas donde es posible aplicar la cosmovisión y prácticas sustentables de las comunidades indígenas son la construcción, los textiles y cultivos. 

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Además, consideró que ese trabajo non profit “atraería a muchos viajeros jóvenes que buscan un nuevo sentido a su vida, el que sólo pueden dar la naturaleza, el arte y la ancestralidad, que son nuestros pilares”.

Azulik tiene una trayetcoria de más de 20 años  promoviendo un modelo que busca poner en el centro de los negocio la vida y la comundiad.

Con esa trayectoria, el ministro Iván Eskildsen lo instó a dar un consejo sobre la manera de preservar esa naturaleza prístina, característica de Panamá y de su cultura ancestral, “de la mejor manera”. Sin dejar de considerar que el país “es un paraíso de oportunidades para inversionistas que tengan esa visión compartida”.

A lo que Roth sugirió poner al centro, como lo están haciendo, “las leyes y políticas en las que incluyen las investigación  de las comunidades y la naturaleza. Creo que  poner eso al centro es lo que va a permitir un desarrollo exitoso del turismo en Panamá y de la cultura de las comunidades que es uno de los mayores atractivos”.

El ministro Eskildsen recordó que en Panamá se está “echando adelante un plan maestro de turismo sostenible al 2025”. Explicó que éste “tiene en su corazón un modelo de desarrollo que la UNESCO nos ha reconocido por ser innovador”.

El plan propone una sinergia entre esos tres sectores, y busca “atraer, de alguna forma, a viajeros conscientes de que con su gasto, logran impactar positivamente la vida de las comunidades”. Algo que además  incentivaría a esas comunidades “a conservar su patrimonio natural y a reforzar el orgullo de su cultura”, detalló el ministro.

Eskildsen mencionó además que se busca estimular la investigación científica, la “biodiversidad extraordinaria que tenemos en el país”, lo que no sólo genera más conocimiento para conservarla mejor, sino que “se convierte en información interesante para ese viajero ávido de conocimiento”.

Roth consideró que Panamá se ha convertido en un “líder ecológico” en el mundo con 30% de su superficie terrestre bajo protección y con el anuncio reciente de un porcentaje similar de su entorno marítimo también protegido, acompañado de su plan de turismo, investigación y conservación.

Descarga gratis la edición impresa de Forbes Centroamérica

El fundador de Grupo Azulik estimó que lo que hace esta nación “es muy adelatando” y en consonancia con los intereses de los jóvenes de la generación Z, “quienes determinan el 70% de los viajes del mundo, particularmente de los que implican spa”.

Son una generación “ávida de tener una experiencia transformadora, que se basa en la reconexión consigo mismos, con los demás, con los otros, con el entorno, y es lo que está ofreciendo Panamá”, consideró Eduardo Neira.