Reuters.- El COVID-19 es probablemente sólo un precursor de pandemias cada vez más peligrosas en el futuro y los gobiernos necesitan encontrar 75,000 millones de dólares en los próximos cinco años para prepararse, dijo el viernes un grupo de expertos a los ministros de finanzas del Grupo de los 20 países ricos.

En un informe para la reunión del G20 en Venecia, el grupo dijo que los 15,000 millones de dólares anuales de inversión que recomendaba duplicaban el gasto actual, pero eran “insignificantes” en comparación con los costos de otro brote importante de una próxima pandemia contagiosa.

“Los argumentos económicos a favor de estas inversiones adicionales son abrumadores”, dijo el exsecretario del Tesoro estadounidense Lawrence Summers, que copresidió el panel de 23 miembros junto con la jefa de la Organización Mundial del Comercio, Ngozi Okonjo-Iweala, y el ex ministro de Finanzas de Singapur, Tharman Shanmugaratnam.

Summers dijo a Reuters en una entrevista que era “cautelosamente optimista” sobre la aplicación de sus recomendaciones y que “no seremos renuentes a hablar” si no se aplican. “Gastar decenas de miles de millones de dólares podría ahorrar decenas de billones”, añadió.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Para colmar las “grandes lagunas” en la preparación para la pandemia, el grupo identificó cuatro áreas principales de actuación: la vigilancia de las enfermedades infecciosas, la fortaleza de los sistemas nacionales de salud, el suministro y la entrega de vacunas y otros medicamentos, y la gobernanza mundial.

El informe, titulado “Global deal for a pandemic age” (Acuerdo mundial para una era pandémica), pedía la creación de un Fondo Mundial para las Amenazas a la Salud de 10,000 millones de dólares anuales, además de 5,000 millones de dólares para reforzar la Organización Mundial de la Salud y crear servicios específicos para pandemias en el Banco Mundial y los bancos multilaterales de desarrollo.

Además, los países de ingresos bajos y medios tendrían que añadir alrededor del 1% del producto interior bruto al gasto público en salud durante los próximos cinco años, según el informe.

“Lograr la seguridad frente a las pandemias requerirá un cambio básico en la forma de pensar sobre la cooperación internacional”, dijo Shanmugaratnam. “Es el último caso de interés nacional y de solidaridad internacional al mismo tiempo”.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter

El panel se creó en enero e incluye nombres destacados como el expresidente del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet, Ana Botín, presidenta ejecutiva del grupo Santander, y Guntram Wolff, director del grupo de reflexión Bruegel.

El G20, presidido este año por Italia, estudiará las recomendaciones en vísperas de una reunión conjunta de ministros de Economía y Sanidad en octubre.