EFE.- Las protestas contra el Gobierno de Cuba de Miguel Díaz-Canel, que suman ya un muerto y cientos de detenidos, han reafirmado la separación de posturas sobre la isla y el embargo del presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, y el estadounidense, Joe Biden.

Tras las manifestaciones que se iniciaron el domingo, Biden expresó que su Gobierno está “firmemente del lado del pueblo de Cuba en su reivindicación de sus derechos”, mientras que López Obrador pidió el fin del bloqueo y rechazó la manipulación de los medios y el “intervencionismo” extranjero.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

“Sí hay un claro contraste con Estados Unidos porque evidentemente el mensaje de la Casa Blanca es decididamente que la isla requiere libertad y democracia, aunque eso está ensombrecido por el embargo”, dijo a Efe la analista Brenda Estefan, quien trabajó en la Embajada de México en Washington.

ENTRE LA TRADICIÓN Y LA PRESIÓN

Las protestas, las más fuertes en Cuba desde el “maleconazo” de 1994, se producen mientras la isla está en crisis económica y sanitaria, con la pandemia en su peor momento y una escasez de alimentos, medicinas y productos básicos, además de cortes de electricidad.

La respuesta de Biden ha sido “respetuosa y mesurada”, pero en la misma línea de sus predecesores, expone Gabriela de la Paz, profesora de estudios norteamericanos del Tecnológico de Monterrey.

“No difiere de lo que haría cualquier otro antes que él. Me parece que la única diferencia con (Donald) Trump, es que Trump hablaba e insultaba, pero creo que ni (George W.) Bush ni (Bill) Clinton ni (Barack) Obama dirían algo distinto”, observa la especialista.

Mientras Biden afronta la presión de los votantes cubano-estadounidenses, López Obrador responde a una base que busca gestos de política exterior a favor de la izquierda latinoamericana.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter

“En México tenemos un presidente que tiene una afinidad ideológica con Cuba, que además ha sido una de las banderas de la izquierda mexicana desde los años 60, y las declaraciones de López Obrador van en ese sentido, de apoyo al régimen cubano, no a la gente que hace las protestas”, dice De la Paz.

Aun así, la especialista descarta un conflicto entre EE.UU. y México porque el tema ya no es importante para el estadounidense promedio desde el fin de la Guerra Fría.

“Si nuestro presidente opina diferente que Joe Biden también está en todo en su derecho, y dentro de Estados Unidos Cuba ya no es tan relevante, para Biden ahora hay muchos temas internos que son mucho más urgentes”, menciona.

EL EMBARGO

Pese a la polémica que ha causado la insistencia de López Obrador por el fin del bloqueo a Cuba, Estefan recuerda que la postura de México siempre ha sido de “neutralidad” y “diplomacia” con La Habana.

“Eso ha sido atinado a lo largo del tiempo, mantener una relación diplomática y de diálogo con el Gobierno de La Habana, eso es importante que continúe y eso no cambió mucho”, detalla.

La analista señala que la petición de México no es única, pues apenas en junio la Asamblea General de las Naciones Unidas votó de forma casi unánime contra el embargo, que se endureció con 243 sanciones durante la gestión de Trump.

Estefan pide reconocer los matices del conflicto y de la posición de México, pues “el embargo ha tenido un efecto negativo en la economía de la isla”, aunque Díaz-Canel y los Castro lo han utilizado como “muleta política”.

“En lo que no estoy de acuerdo es en que no haya una decidida defensa a las libertades individuales de los cubanos, no solo a su libertad de autodeterminación del pueblo, sino a las libertades individuales, sociales, políticas y civiles básicas”, comenta sobre la postura de México.

POLARIZACIÓN MEXICANA

En tanto, la Embajada de Cuba en México también ha sido escenario de protestas desde el domingo, marcadas por grupos de apoyo y oposición a López Obrador.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook

Grupos empresariales y conservadores han criticado la postura del mandatario, quien también ofreció enviar medicinas y alimentos a Cuba.

“El propio Gobierno de los Estados Unidos ya pidió el respeto a la sociedad cubana, nosotros deberíamos estar exigiendo eso de nuestro gobierno”, señala René Bolio, presidente de la Comisión Mexicana de Derechos Humanos (CMDH).