EFE.- Las cifras de muertes por covid-19 en Panamá, que ya suman 6.661 en 16 meses de pandemia, se han reducido en las últimas semanas gracias al avance de la vacunación contra la enfermedad, dijo este jueves a Efe el ministro de Salud, Luis Francisco Sucre.

“El primer objetivo” del plan nacional de inmunización que comenzó el pasado 20 de enero “era evitar muertes, y eso se está cumpliendo”, dijo Sucre, en el marco de una jornada de vacunación de niños de 12 años en adelante con enfermedades crónicas, en un barrio de Ciudad de Panamá.

El jefe nacional de Epidemiología del Ministerio de Salud (Minsa), Jorge Labrador, precisó en ese sentido que las muertes se han reducido en “más de 70 %” si se comparan las cifras de la semana epidemiológica 27 de este año con la misma del año pasado.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Las vacunas no evitan la infección por la covid-19, pero sí que se sufran formas graves de la enfermedad que lleven a los infectados al hospital e incluso a la muerte, reiteraron las autoridades sanitarias.

Hasta este miércoles Panamá, un país de 4,28 millones de habitantes, había aplicado 1.781.542 dosis de vacunas -de las poco más de 2 millones que ha recibido de Pfizer y AstraZeneca, sus dos únicos proveedores-.

Entre un 24 % y un 25 % de la población susceptible de vacunación ha recibido una dosis de inmunización anticovid, y entre un 14 % y un 15 % las dos necesarias, afirmó Labrador.

Panamá, que acumula 418.604 contagios y 6.661 muertes por la covid-19, está aplicando las dosis de Pfizer a grupos prioritarios, incluidos adolescentes de 16 años o más que viven en zonas de difícil acceso, y AstraZeneca a mayores de 30 años.

Entre los grupos prioritarios con la vacuna de Pfizer se ha incluido recientemente los mayores de 12 con enfermedades crónicas o discapacidad.

Descarga gratis la edición impresa de Forbes Centroamérica

Mónica Chaluja, madre de un adolescente de 15 años con sobrepeso, señaló este jueves a Efe que ha sido una “tranquilidad” que su hijo pueda recibir su primera dosis, pues ha sido una “agonía” comenzar la nueva normalidad sin estar inmunizado.

Panamá vive una tercera ola pandémica, que las autoridades esperan que sea mucho menos agresiva que las dos primeras -registradas a mediados y a finales de 2020 – precisamente por la vacunación.

Los jóvenes, el grupo de población que aún no recibe la dosis contra la covid-19, son los más afectados por este repunte de la enfermedad, una situación que las autoridades han advertido con preocupación en las últimas semanas.

“Ha habido un aumento de contagios en menores de 20 años. Aunque sabemos que los abuelos y grupos prioritarios están vacunados, hay que seguir cuidándonos igual porque sigue el riesgo”, declaró a Efe el director de la región metropolitana de salud -donde se ubica la capital-, Israel Cedeño.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter