EFE.- La vicepresidenta de Nicaragua, Rosario Murillo, afirmó este lunes que el interés del Gobierno que preside su esposo, Daniel Ortega, es que haya “elecciones libres y soberanas” en noviembre próximo, en las que el mandatario espera ser reelegido por tercera vez consecutiva.

“Queremos elecciones libres, soberanas, que nos lleven a ratificar un modelo de lucha contra la pobreza, porque ese es nuestro enemigo, la pobreza que nos han impuesto”, dijo Murillo en una alocución.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

La Organización de los Estados Americanos (OEA), el Parlamento Europeo y opositores nicaragüenses han demandado “elecciones libres, justas, transparentes y observadas”.

El reclamo a Ortega, quien gobierna desde 2007, se basa en que el líder sandinista domina todos los Poderes del Estado, no admite observación electoral, estableció leyes que restringen la participación de candidatos opositores y bajo su Gobierno se ha arrestado a siete aspirantes presidenciales por la disidencia.

El proceso electoral que vive Nicaragua, y que tendrá su día cumbre el 7 de noviembre, será especialmente trascendente porque se trata de los primeros comicios desde el levantamiento popular contra Ortega en abril de 2018, que hundió al país en una crisis sociopolítica de la que no se ha recuperado y por la cual el Ejecutivo ha culpado a Estados Unidos, aunque sin pruebas.

“Queremos trabajar y prosperar como hemos venido haciéndolo por años (…) los gringos (Estados Unidos), que siempre se articulan con los serviles locales para destruir en el mundo entero”, insistió la primera dama.

En medio de la carrera por ganar las elecciones las autoridades de Nicaragua han cancelado la personalidad jurídica de dos partidos opositores, arrestado a siete aspirantes a la Presidencia por la oposición mientras dos optaron por el exilio, ha detenido a unos 20 líderes y dirigentes de la disidencia y personas conocidas que no comparten la ideología sandinista.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter

En discursos anteriores Ortega ha insistido a la comunidad internacional en que no se meta en los asuntos internos, con el argumento de que deben respetar la soberanía nacional.