EFE.- Ciudadanos por la Libertad (CxL), considerado por algunos como el único partido no colaboracionista en la carrera electoral de Nicaragua, definió este martes al exjefe de la Resistencia Nicaragüense Oscar Sobalvarro como su candidato a la Presidencia, en una decisión polémica.

“La candidatura de Oscar Sobalvarro es aceptada (…), no hay rechazo”, dijo la presidenta de CxL, Carmela Rogers, conocida como Kitty Monterrey, en una rueda de prensa en la que confirmó que la selección del exguerrillero fue repentina y que no cumplió con los parámetros preestablecidos.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Sobalvarro será quien compita con el presidente Daniel Ortega en las elecciones del 7 de noviembre próximo, a falta de que su candidatura sea ratificada mañana en una convención de CxL en Managua, a la que asistirán algunas personas previamente seleccionadas, por razones de seguridad, según dijo Rogers.

La presidenta del partido reconoció que CxL no cumplió su promesa de seleccionar a su aspirante mediante “un mecanismo completamente democrático”, y de romper el compromiso público de oficializar como su candidato al único precandidato que no fuera víctima de la ola de arrestos contra líderes opositores, en este caso el informático Américo Treminio.

“Lo lamento por el señor Treminio, pero así son las cosas, no creemos que él, siendo el último, pueda ser la persona idónea en esta coyuntura”, expresó la activista política, quien culpó a Ortega por no dar opciones de selección a la oposición.

Antes de que Rogers anunciara a Sobalvarro, CxL recibió críticas públicas por parte de su organización aliada, la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, que lo acusó de imponer decisiones, lo que en Nicaragua se conoce como “dedazo”.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter

“Este partido nunca ha funcionado de esa manera”, respondió Rogers. “A veces el que no está en la lista se queda, el que está, está contento”, agregó.

Por su parte Sobalvarro, quien se declaró “alegre” con la decisión, afirmó que su partido sobrevivirá a las críticas. “CxL es una organización fuerte, es una alianza”, sostuvo.

Sobre sus posibilidades frente a Ortega, acusado por la oposición de preparar un supuesto “fraude” para obtener su tercera reelección consecutiva, Sobalvarro respondió que “esto no se trata de competencia, se trata de ofrecerle a los nicaragüenses una salida a la crisis que estamos viviendo”.

Nicaragua vive una crisis sociopolítica que ha dejado cientos de muertos y presos, así como decenas de miles en el exilio, por razones políticas, desde el estallido contra Ortega en 2018.

Las elecciones son vistas por la oposición como una salida a la crisis si Ortega es derrotado, sin embargo, una parte de la disidencia ya ha expresado su desconfianza en el proceso.