Por Uriel Naum Ávila

El significado de productividad está cambiado para las empresas, y dentro de esa transformación hay dos aspectos que destacan y que son muy relevantes para el futuro de las organizaciones: la Eficiencia Energética (EE) y la sustentabilidad.

Los corporativos impulsan crecimientos económicos más equilibrados que también reflejen impactos positivos en el planeta y un uso adecuado de la energía. Claramente no son todos, pero cada vez son más las compañías que abanderan estos aspectos cruciales tanto para ellas como para los segmentos de mercado a los que llegan.

Promover la EE y acciones sustentables representa un compromiso que también impacta en ahorros económicos y en un mejor uso de la energía en cadenas de producción. En pocas palabras, y es algo que debe quedarles claro a muchas de las organizaciones que no se han subido a ‘la ola’, no solo se trata de contribuir con el planeta, sino que hay un impacto positivo en las propias empresas que no se debe demeritar.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Pepsico y Bimbo, en América Latina, son algunas de las empresas que promueven el reciclaje y eficiencia operativa en el uso del agua, por ejemplo. En el caso de Pepsico, ha sido reconocida por hacer mejoras globales del 15% en zonas de alto riesgo hídrico desde el año pasado.

Grupo Bimbo suscribió un acuerdo con la Comisión Nacional del Uso Eficiente de la Energía (Conuee) sobre el ahorro del consumo energético. Este compromiso se suma al que mantiene con su flotilla de vehículos eléctricos para reducir las emisiones contaminantes.

De esta forma, la panificadora líder, junto a 13 empresas más, adoptó nuevas medidas y mejores prácticas del uso eficiente de la energía en toda su cadena de producción. No se trata de un esfuerzo aislado entre empresas, sino de un ecosistema en el que otros eslabones son necesarios para lograr dicha eficiencia energética.

Un ejemplo de este tipo ‘jugadores’ es Veolus, firma que desarrolla, implementa y gestiona soluciones integrales para el mantenimiento, soporte operativo, eficiencia energética y generación eléctrica y térmica en equipos de aire comprimido, aire acondicionado, paneles fotovoltáicos, motores y turbinas de cogeneración.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook

Su papel es contribuir a aumentar la vida útil de equipos e instalaciones como escaleras mecánicas, ascensores, carretillas elevadoras, calderas y motores y mediante proyectos de eficiencia energética, garantiza ahorros en la factura energética.

También son necesarias las herramientas financieras que apalanquen los proyectos sustentables. Una opción para esto son los Bonos Verdes, una alternativa en crecimiento en países como México.

Estos Bonos ofrecen financiamientos totales o parciales para proyectos que combaten el cambio climático, además de promover la reducción de emisiones de dióxido de carbono (CO2) y las energías limpias. En México, la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) y la Bolsa Institucional de Valores (BIVA) son dos entidades que pueden colocar estos bonos.

El proceso es sencillo: se presenta el proyecto a una certificadora-calificadora para ser evaluado, se otorga una solicitud de autorización, se aprueba como apto con una calificación de riesgo y se emite la emisión que permite la colocación del bono.

Ya existen experiencias exitosas, como la del Metrobús de la Ciudad de México que colocó Bonos Verdes para su gestión, permitiendo la reducción de 34 mil 472 toneladas de CO2 y de otros contaminantes. El futuro está en las energías eficientes, y no hay vuelta de hoja ni para las empresas ni para los países.

*El autor es periodista de negocios y consultor en comunicación corporativa.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Centroamérica.