EFE.- Los obispos de la Conferencia Episcopal de Honduras solicitaron este miércoles al Congreso Nacional que derogue las Zonas de Empleo y Desarrollo Económico (Zede) debido a que “son inconstitucionales”.

La petición de los obispos es uno de los puntos que destaca una declaración suscrita tras una reunión extraordinaria que celebraron esta semana en Tegucigalpa y fue difundida hoy en esa capital.

“Como pastores del pueblo de Dios nos preocupa que el gobierno no escuche ni atienda las manifestaciones y pronunciamientos justos y fundamentados de muchas instituciones del país de gran importancia” en contra de las Zede, señala la declaración.

Los obispos indicaron que son “testigos de la incomprensible y sospechosa insensibilidad e indolencia de las autoridades correspondientes y de la mayoría de los políticos de nuestro país ante las voces que claman justicia y respeto a derechos tan fundamentales como la defensa de la soberanía y la integridad de nuestra patria”.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

La Conferencia Episcopal expresó “su solidaridad” y se sumó al pronunciamiento que han hecho los obispos en sus diócesis, quienes “hicieron suyos los reclamos de la sociedad civil, exigiendo de manera pacífica la no implementación de las Zonas de Empleo y Desarrollo Económico (Zede)”.

Las Zede han sido creadas “en abierta violación a la Constitución de la República de Honduras y en perjuicio de nuestro ordenamiento territorial”, agregan.

Los obispos afirman que “es deprimente y cuestionante la actitud que han mostrado la mayoría de los miembros del Congreso Nacional”.

Destacan que ha llegado el momento de que los parlamentarios “demuestren si quieren el bien de la población (…), que se interesan por el bien común y que no buscan salvaguardar intereses personales y egoístas”, y los instó a que “deroguen” las reformas a la Constitución que dan vida a las Zede.

También piden que se derogue la Ley Orgánica sobre las Zonas de Empleo, aprobadas en 2013 durante el Gobierno que presidió Porfirio Lobo, cuando el titular del Parlamento era Juan Orlando Hernández, actual gobernante del país.

JUEGO POLÍTICO DEL PARLAMENTO

Los obispos solicitan a los miembros de la Corte Suprema de Justicia que “no se presten al juego político” del Congreso Nacional y que “mantengan su independencia, no plegándose a intereses contrarios al bien de la República”.

“En un ambiente confuso y ofuscado, como el que ahora vivimos como país, es de suma importancia evocar la necesaria separación e independencia de los (tres) poderes de la nación”, añaden.

Enfatizan que no están en contra del desarrollo de Honduras, pero sí de la manera en que se promueve, por lo que “no apoyamos la creación de las Zede”.

Además, apoyan el recurso de inconstitucionalidad presentado la semana anterior por la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (Unah) ante el poder Judicial, en el que solicita se declare inaplicable, con efecto derogatorio, el artículo 34 de la Ley Zede.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook

Invitan a los hondureños a que “por dignidad, por justicia y por amor patrio, no nos convirtamos en espectadores pasivos del despojo y de una irreversible descomposición de nuestra patria”.

La creación de las Zede es “la manera más triste e irónica” de celebrar el bicentenario de la independencia de Honduras y violan el numeral primero del Acta de Independencia de 1823, el cual evoca “los derechos sagrados de la naturaleza”.

“Hoy más que nunca, Honduras nos necesita a todos y espera el compromiso de todos en la construcción de una nación más digna y próspera”, de acuerdo con la declaración.