EFE.- Japón donó este miércoles a Honduras 15 millones de lempiras (627.600 dólares) para apoyar la reparación de infraestructura del parque arqueológico maya de Copán, patrimonio mundial de la humanidad que guarda un gran petroglifo.

La donación fue oficializada en un acuerdo suscrito hoy en Copán Ruinas por la vicecanciller hondureña, Karen Najarro, el gerente del Instituto Hondureño de Antropología e Historia (IHAH), Héctor Portillo, y el embajador de Japón en Tegucigalpa, Norio Fukuta,

Los recursos contribuirán a restaurar dos templos y remodelar el museo del sitio arqueológico, que guarda un gran petroglifo y el más espectacular conjunto escultórico de la civilización maya en el país centroamericano, según un comunicado de la Secretaría de Relaciones Exteriores de Honduras.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

“Una vez más el Gobierno de Japón, como aliado estratégico del Gobierno de Honduras, no dudó en apoyar la aprobación de este proyecto”, subrayó Najarro.

A pesar de los esfuerzos para recuperar la visita de turistas al parque arqueológico tras el paso de las tormentas tropicales Eta e Iota, en noviembre pasado, el sitio “sufrió fuertes daños en el cerco perimetral y los gaviones de protección del Río Copán, los cuales fueron completamente destruidos”, explicó la funcionaria.

Agregó que el proyecto ayudará a la reapertura del desarrollo turístico de la zona, “con el compromiso de cumplir con todas las medidas de bioseguridad correspondientes para proteger a sus visitantes”.

El embajador de Japón destacó que su país ha apoyado a Honduras por casi cuatro décadas en el desarrollo de investigaciones en el parque arqueológico, un importante enclave turístico hondureño, que ha sido mejorado también con apoyo de España.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter

Copán Ruinas guarda entre otros tesoros dos impresionantes esculturas y la tumba del fundador de la dinastía de Copán, el rey K’inich Yax K’uk’Mo’, conocido como Gran Sol Primer Quetzal Guacamayo, ubicadas en el templo Margarita, descubierto a finales de 1980.