Reina I. Mejía Chacón tiene una experiencia de 25 años al frente de Citibank Honduras y actualmente es vicepresidenta ejecutiva del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Estos cargos han permitido a esta hondureña poderosa tener un panorama claro sobre las necesidades que tienen las mujeres para destacar dentro del sector público y privado en Latinoamérica.

En sus palabras, una situación alarmante es la brecha de financiamiento entre mujeres y hombres, que en la región se ubica en 85,000 millones de dólares (mdd) anuales. “No podemos hablar de empoderamiento de las mujeres si no hablamos de dignidad, educación, empleo y oportunidades financieras”, sostiene la nacida en Tegucigalpa, Honduras.

La oportunidad de ser directora general y jefa de Banca Corporativa y de Inversiones dentro de Citi, en Honduras, le permitió comprender que las mujeres necesitan un mayor financiamiento. Esto porque más del 70% de las empresas informales en la región son lideradas por mujeres que requieren acceder a préstamos acordes con sus capacidades productivas.

Le invitamos a leer: Estas son las mujeres latinoamericanas más influyentes del mundo, según BBC

Visión de una hondureña poderosa

Pero su reflexión es más profunda. E insiste en que deben mejorarse las oportunidades laborales y las desigualdades entre géneros en los espacios de trabajo. “La diversidad desde una perspectiva más amplia fomenta la capacidad de innovación, la creatividad y la productividad”, explica esta hondureña poderosa.

Las mujeres constituyen la mitad de habitantes en el mundo y son el 60% de la población graduada de la universidad en América Latina. Sin embargo, ganan 13% en promedio menos que un hombre. Una equidad de paga, es vital.

Mejía Chacón cuenta que, una muestra de que el BID ha comenzado a trabajar sobre este tema, es la realización de estudios a nivel internacional sobre la brecha salarial de pagos (Gender Pay Gap) entre los empleados, desde el 2016.

“Para tener éxito, las organizaciones, incluyendo las multilaterales, deben incluir a las mujeres en todos los niveles. Y estoy hablando de mujeres afrodescendientes, mujeres LGBTQ +, mujeres con discapacidades, mujeres indígenas, mujeres en campos que son dominados por hombres”, explica la vicepresidenta ejecutiva del BID.

Le invitamos a leer: Qué las mujeres vuelen más alto

Hacia una mejor preparación

Ella tiene claro que, para lograr que las brechas de financiamiento, salarial y laboral disminuyan, es necesario que las mujeres tengan una mejor preparación. Desde su conocimiento como alta directiva, señala que es importante la mentoría y la abogacía, las cuales son pilares clave. Enfatiza que si hay más mujeres líderes, habrá más que se convenzan de que es posible lograr puestos importantes en los ámbitos público y privado.

A pesar de tener claridad de estos dos factores, esta hondureña poderosa admite que no van a tener un gran impacto si no hay un cambio cultural en el que los hombres sean sus socios en este proceso y en las distintas esferas, incluida la del hogar.

Mejía Chacón es fiel al ideal de que una fuente de empleo digno puede sentar las bases para el acceso a alimentos, vivienda, salud, educación, dignidad y empoderamiento de la mujer. Esto no sólo las beneficia, sino también a sus hijos y a la sociedad en general.

Le invitamos a seguir nuestras historias en: YouTube Forbes Centroamérica