Salvador Ismayel*
La inteligencia artificial en la gestión de talento humano permite optimizar el trabajo. Esto, debido a que mejora los procesos, gestiona la incertidumbre y ayuda a centrar la atención en temas más estratégicos. Además, deja las actividades operativas a la automatización y digitalización que brinda la IA.

Cuando hablamos de inteligencia artificial nos referimos a la capacidad de las máquinas de razonar como el ser humano, aprender y entender de forma parecida a la mente de las personas. Pero con la destreza de poder procesar millones de datos de forma simultánea y poder interpretarlos, aspecto que evidentemente el cerebro humano no puede realizar. La inteligencia artificial mediante la interrelación de datos es capaz de generar patrones y predecir hechos y conductas.

Los departamentos de recursos humanos no escapan a esta realidad. Y aunque han sido de las últimas áreas de la organización en sumarse al uso de estas tecnologías, se ha evidenciado un crecimiento en su aplicación dentro de sus procesos diarios.

Le invitamos a leer: La inteligencia artificial ha cambiado al mundo

Inteligencia artificial en la gestión de talento humano

En los departamentos de recursos humanos son muchos las posibles aplicaciones de la Inteligencia Artificial en las diferentes áreas de gestión del talento dentro de las organizaciones. Entre estas tenemos:

Reclutamiento y selección: Con el uso de esta tecnología, los departamentos de captación pueden procesar de forma más ágil sus procesos de reclutamiento. Esto ocurre identificando a los candidatos más aptos para las posiciones requeridas dentro de una amplia lista de postulantes. De este modo es posible proporcionar información relevante sobre el perfil del candidato para ser más asertivos a la hora de tomar la decisión sobre quién se queda en la posición.

Procesos de formación: El uso de la inteligencia artificial en la gestión de talento humano es una herramienta poderosa para el desarrollo de habilidades duras y blandas. Tiene la característica de que genera experiencias de aprendizaje de alto impacto. Combinadas con gamificación y otras tecnologías como la Realidad Virtual permiten maximizar la experiencia y el aprendizaje en los colaboradores.

Le invitamos a leer: La inteligencia artificial en tiempos de COVID-19

De la predicción a la gestión de experiencias

Predicciones: Con el procesamiento  de la big data generada en los procesos de recursos humanos es posible generar modelos predictivos mediante inteligencia artificial. Estos permiten anteponernos a eventos o situaciones relacionadas a nuestros colaboradores tales como rotación, accidentabilidad, absentismo, etc. De esta forma podemos generar las estrategias acordes de forma anticipada para evitar o mitigar los efectos de estas posibles situaciones.

Generar experiencias positivas en los empleados: Con el uso de inteligencia artificial en la gestión de talento humano es posible conocer los intereses, gustos y valores de nuestros colaboradores para generar experiencias positivas de valor en sus posiciones de trabajo lo cual propicie su estado de bienestar e incentive el engagement y fidelización de los mismos.

Le invitamos a leer: La inteligencia artificial ayudó a salvar vidas durante la pandemia

La confianza es vital en la inteligencia artificial

Pruebas de Confianza: mediante el uso de la IA se puede predecir las conductasde los colaboradores en temas sensibles para la organización como manejo de información clasificada, dinero o transporte de mercancía mediante la interacción con un robot que mide variaciones de la voz, gestualidades y respuestas ante preguntas complejas para determinar el posible riesgo que representa esta persona como trabajador de la empresa.

Como es evidente, la aplicación de la   IA en cada una de estas áreas de gestión del talento trae consigo múltiples ventajas que inciden de forma positiva en su productividad como son: 

-Posibilidad de procesar grandes cantidades de datos en cortos periodos de tiempo relacionados con los procesos de talento.

-Poder predecir acontecimientos o escenarios adversos y tomar los correctivos adecuado.

-Ahorro de tiempo en los procesos operativos teniendo oportunidad de dedicarse a actividades más estratégicas.

-Disminuye las posibilidades de error en las actividades.

-Generar la posibilidad de brindar una mejor experiencia a los colaboradores.

Tecnología con un futuro prometedor

Sin embargo, todavía es mucho lo que hay que recorrer para explotar al máximo todas las potencialidades que brinda esta tecnología. En gran parte dependerá de la disposición y capacidad de cambio de las organizaciones y sus departamentos de recursos humanos para seguir en esta ola.

Para ello importante el gestionar la incertidumbre de muchos colaboradores sobre su convivencia e interacción con la IA dentro de los procesos y la posibilidad que los mismos terminen sustituyéndolos en muchas de sus funciones. Lo cierto es que la IA no tiene por objetivo el desplazar las funciones más importantes de los encargados de gestionar el talento sino más bien ser su aliado en el departamento, permitiendo maximizar los procesos en un menor tiempo, analizando una mayor cantidad de información y librándolos de tareas operativas las cuales le quita tiempo y les impide concentrarse en temas estratégicos.  

Por otro lado, la cultura de la organización tiene que estar preparada para darle acogida a eta nueva forma de trabajo y por ello es indispensable el compromiso de los lideres durante el proceso de transformación generando conciencia entre los colaboradores sobre las ventajas de la IA y aportar las herramientas y el know how necesario para su aplicación. 

Lo que es cierto es que la ola llegó. Esta en sus manos el subirte a ella.

Le invitamos a seguir nuestras historias en: YouTube Forbes Centroamérica

* Salvador Ismayel Director Grupo Innova y Partner de DCH

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Centroamérica.