Por Kristian Sánchez

Todas las organizaciones, especialmente las pequeñas y medianas empresas (pyme) centroamericanas, han quedado en los dos últimos años con poca liquidez y capital de trabajo. Sobre esto hizo énfasis un estudio desarrollado por el Ministerio de Ciencia y Economía de Costa Rica (MEIC) que reveló que cerca del 80% de las pymes realizaba ventas directas, cuyo volumen cayó de forma notable durante la crisis sanitaria. Solamente el 3% las ejecutaba a través de plataformas digitales.

Planteado así, parece un escenario crítico. Sin embargo, las pymes, por su tamaño, presentan mayor flexibilidad para transformarse rápidamente, adoptar nuevos procesos, descentralizar sus operaciones y brindar servicios más personalizados, algo que para las grandes corporaciones es una tarea compleja.

Por eso es hora de acelerar la tarea para mitigar los efectos de la crisis. Ya el 27% de las pymes tomó la decisión de realizar ventas por Internet y a través de redes sociales, implementando mercados virtuales y aplicaciones para reducir o eliminar el contacto físico con sus clientes.

Estos resultados demuestran que la tecnología es, en cierto sentido, la columna vertebral de una empresa para potenciarse y ser autosuficiente. Es decir que, si las PYMES se reestructuran e integran la tecnología en sus modelos comerciales, logran cerrar la brecha digital que las ha acosado durante generaciones.

Frente a esto, expertos en transformación digital y negocios de Oracle, han identificado 4 escenarios que las pymes deben considerar, si quieren cambiar su realidad.

El primero se trata de las finanzas, pues hoy las organizaciones deben manejar distintos escenarios y analizar el impacto financiero de variables como fluctuaciones en la tasa de cambio y variabilidad en la demanda de productos en el mercado.

Por eso es importante acceder desde cualquier lugar a la organización, inclusive desde la casa, y proyectar los recursos disponibles, las probabilidades de deficiencias y, en general, planear mejor y con anticipación.

Un segundo escenario es el de la automatización que trae la nube de segunda generación diseñada para apoyar a los negocios en la protección, gestión y administración segura y eficiente de los datos, simbolizando así menos trabajo manual, menos errores y mayor tranquilidad para las empresas y sus clientes.

El tercero es el de los clientes. Hoy el cliente está en el centro y no pertenece a las marcas. Puede cambiar de decisión de compra en segundos. Por eso existen soluciones con las que se pueden habilitar capacidades y entregar servicios más eficientes, conocer con certeza los movimientos de clientes, estar al tanto de todo el inventario y de los movimientos para una operación fluida de principio a fin.

Y el cuarto escenario es el de los colaboradores. Hoy más que nunca las áreas de recursos humanos están al frente de las empresas y deben usar soluciones que les permitan enfocarse en sus colaboradores. Por ejemplo, definir rápida y automática si un trabajador cuenta con las condiciones físicas para operar, articular los sistemas para informar y alertar a los colaboradores acerca de una situación en particular y animar a la cultura del autoservicio que permite manejar necesidades administrativas y de recursos humanos por cuenta propia.

Es innegable el impacto negativo de la pandemia por el Covid-19 en el parque empresarial centroamericano, pero en la medida en que las organizaciones se transformen y entreguen nuevos servicios y productos se abrirán a las distintas oportunidades de mercado en el marco de esta economía digital. Y el momento es ahora.

Kristian Sánchez, Gerente de Oracle Centroamérica

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Centroamérica.