EFE.- La proporción de la población mundial expuesta a inundaciones se ha incrementado en casi una cuarta parte desde el año 2000, diez veces más que estimaciones anteriores, según un estudio basado en imágenes satelitales publicado este miércoles en “Nature“.

La investigación, liderada por científicos de la plataforma Cloud to Street, indica que el crecimiento de población en áreas propensas a inundaciones seguirá al alza para 2030, a medida que incrementa la frecuencia e intensidad de este peligro ambiental.

Los autores del artículo, comandados por la experta Beth Tellman, señalan que se trata del primer estudio en conseguir una mayor precisión al medir la exposición mundial a inundaciones, algo de vital importancia para contribuir al diseño de políticas capaces de reducir las pérdidas humanas y materiales.

“El uso de datos de observación satelital de inundaciones con una resolución espacio-temporal mejorada ayudará a los legisladores a comprender dónde están cambiando los efectos y cuál será la mejor manera de adaptarse”, remarcó en un comunicado Tellman, cofundadora de Cloud to Street.

Foto: Cloud to Street

A través de más de12,700 imágenes de satélite, capturadas desde el año 2000 al 2018, los científicos -entre ellos, algunos de la NASA, Google Earth Outreach y varias universidades estadounidenses- comprobaron que entre 255 millones y 290 millones de personas sufrieron las consecuencias directas de 2.23 millones de kilómetros cuadrados de inundaciones.

Para 2030, los expertos alertan de que 57 países de zonas como América del Norte y el centro de Asia y de África experimentarán aumentos sustanciales en el porcentaje de sus poblaciones que está expuesto a inundaciones.

“Descubrimos que el desarrollo económico y la población que se muda a áreas propensas a inundaciones está incrementando significativamente el número de personas expuestas a estos efectos, apunta Jonathan Sullivan, de la Universidad de Arizona, quien indica que algunas comunidades vulnerables no tienen otra opción que instalarse en zonas inundables.

Los autores confían en que las evidencias presentadas en este estudio incentivarán la implementación de medidas de adaptación ante las inundaciones, como la reubicación de población en otras áreas del planeta con un menor riesgo.