EFE.- La cadena de grandes almacenes estadounidense Target anunció este miércoles que a partir de septiembre ofrecerá cubrir el coste de los estudios de sus empleados, sumándose a otra gran corporación del país, Walmart, en la mejora del acceso a la educación de su plantilla para impulsar las contrataciones.

Target destinará 200 millones de dólares a un programa de cuatro años de duración para que sus empleados a tiempo completo o parcial puedan estudiar títulos universitarios en una serie de instituciones sin tener que ocuparse de la deuda de la matrícula, los libros de texto y otros pagos, según explicó en un comunicado.

Los 340.000 trabajadores de tiendas, centros de distribución y sedes de Target en EE.UU. podrán acceder desde “el primer día de trabajo” a unos 250 planes de estudio relacionados con su negocio, en ramas como administración de empresas, tecnologías de la información o diseño.

Entre las 40 instituciones que cita la empresa están universidades como la de Arizona, la del estado de Oregón, Denver, Cornell y otras universidades y escuelas de educación superior históricamente afroamericanas (HBCU) como Morehouse College y Paul Quinn College.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Si los empleados quieren cursar estudios fuera del plan y la red ofrecidos por Target, aún así la compañía se compromete a pagar anualmente más de 5.000 dólares, y hasta 10.000 en el caso de ser títulos de máster.

La iniciativa es similar a la anunciada recientemente por la cadena minorista Walmart, la empresa más grande del país por número de empleados, que ofrecía desde hace tres años un programa de asistencia educativa por 1 dólar diario y ha decidido eliminar esa barrera para sus 1,5 millones de trabajadores a tiempo completo y parcial a partir de este mes.

Walmart dijo en un comunicado que destinará casi 1.000 millones de dólares en los próximos cinco años a la formación y el desarrollo de carreras de su cuantiosa plantilla, de manera que puedan “lograr títulos universitarios o aprender profesiones sin la carga de la deuda educativa”.

Ambas compañías contrataron a miles de trabajadores de primera línea durante la pandemia y ahora se enfrentan al reto de retenerlos y ajustarse a un mayor consumo de bienes mientras la economía de EE.UU. se recupera, con el problema de un mercado laboral que sigue lastrado.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook

En los últimos años, otras empresas estadounidenses, desde Starbucks y Chipotle, del sector de la restauración, hasta ha operadora de telecomunicaciones T-Mobile, han apostado por colaborar con instituciones educativas para cubrir los fuertes gastos de matrícula de sus empleados que quieren cursar estudios.