EFE.- El gremio empresarial pidió este domingo al Gobierno de Panamá que se eleve al menos al 30 % el ahorro en gasto corriente en el presupuesto del 2022, y que los recursos se dirijan a los planes de inversión pública necesarios para reactivar la economía, duramente golpeada por la pandemia.

“La inversión pública se ha estado financiando al 100 % con deuda” en los dos años que lleva el Gobierno del presidente Laurentino Cortizo (2019-2024), una situación que “preocupa”, expresó la Cámara de Comercio, Industria y Agricultura de Panamá (CCIAP).

El gremio reconoció que “es indudable que esto es en parte consecuencia de los impactos de la pandemia”, pero tildó de “inadmisible que la crisis sea excusa para evadir o excluir de la ecuación todo tipo de medidas de ahorro del gasto corriente”.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

El Ejecutivo presentó al Parlamento para su aprobación un proyecto de presupuesto nacional para el 2022 de 25.126,6 millones de dólares, un 3,6 % más alto que el de este año, que contempla 12.756 millones de dólares para gastos de funcionamiento, 8.282 millones para programas de inversión, según los datos oficiales.

“Los ingresos corrientes esperados para el 2022 representan lo que obtuvimos hace cuatro años, sin embargo no hemos retrocedido cuatro años en nuestro gasto de operación y de funcionamiento”, afirmó el ministro de Economía, Héctor Alexander, al presentar el proyecto presupuestario de 2022 al Parlamento el pasado 29 de julio.

La economía de Panamá se derrumbó un 17,9 % del producto interno bruto (PIB) en el 2020 y en un 8,5 % en el primer trimestre de este año arrastrada por la crisis derivada de la pandemia.

Representantes de los sectores económicos y analistas sostienen que el Gobierno carece de un plan de recuperación y que hace falta inyección de liquidez al mercado interno para impulsar el consumo.

“Panamá no puede darse el lujo de seguir a tientas con ejecuciones presupuestarias sin proyecciones a corto y mediano plazo”, y la “distribución presupuestaria estratégica (…) debe incluir planes que inyecten liquidez en el mercado interno, propicien el consumo y generen empleos, de la mano de la empresa privada”, dijo este domingo la CCIAP.

Resaltó que el presupuesto del 2022 “prevé un déficit fiscal de 4 % del PIB”, por lo que instó “a la revisión prudente de aquellos gastos que conducen a este resultado y que aumentarán la gran brecha existente en las arcas del Estado”.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook

El déficit de Panamá en 2020 se elevó hasta el 10,1 %, desde el 3,1 % de 2019, mientras que la deuda pública pasó a representar el 69,8 % del producto interno bruto (PIB) desde el 46,4 %, según datos de Moody’s difundidos en marzo pasado, cuando degradó a Baa2 con perspectiva estable la calificación soberana.

El presupuesto estatal para los próximos años debe “establecer un plan fiscal a mediano plazo que prevenga la pérdida de la calificación de riesgo de grado de inversión y mejore las perspectivas”, afirmó la patronal panameña, que agrupa a 1.800 empresas de 15 sectores económico del país.