Por Redacción La Tribuna

La inversión pública en infraestructura física, como rehabilitación de carreteras y puentes dañados por los huracanes Eta y Iota, mantienen a flote el sector de la construcción que se ha visto golpeado por la pandemia.

Al primer semestre del año “podemos decir que el comportamiento de la inversión pública es bastante bueno”, contó el gerente de la Cámara Hondureña de la Industria de la Construcción (Chico), Silvio Larios. Agregó que “se está generando una cantidad importante de trabajo, lo vemos en el mantenimiento de la red vial pavimentada y no pavimentada. Estamos hablando de cerca de mil quinientos millones de lempiras”.

Sin embargo, la inversión privada en el sector construcción se encuentra pausada por dos factores, comentó el representante de los constructores. “La inversión privada sí se ha visto en una etapa de indecisión” al octavo mes del año, dijo Larios. Algunos proyectos privados están a la espera de que termine este año y de cómo se desarrolle el proceso electoral en noviembre, agregó.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Uno de los factores es que “mucha gente manifiesta que va a esperar hasta enero (2022), cuando ya haya claridad en este tema” o proceso electoral transparente. Otro factor es la pandemia y la efectividad y rapidez con que pueda avanzar la campaña de vacunación contra la COVID-19.

Antes de la crisis sanitaria, la construcción empleaba a más de 250 mil obreros, después de siete meses de confinamiento se cayó a menos de 50 mil, en este momento se observa una recuperación del 75 por ciento en la mano de obra, expresó Larios.

Descarga gratis la edición impresa de Forbes Centroamérica

Se está a la expectativa que la inversión estatal continúe apoyando la creación de empleos, pero reiteró que “lastimosamente la inversión privada la vamos a ver más allá a partir del año 2022”. “Es por la incertidumbre política que se tiene”, puntualizó el representante del sector construcción.

En contraste, la revisión del Programa Monetario 2020-2021 del Banco Central de Honduras (BCH) recoge que la “Construcción” registró un bajo dinamismo por la menor ejecución de proyectos de infraestructura vial y carreteras. Pero fue compensado por la reactivación de las edificaciones residenciales y comerciales, que habían sido aplazadas por las medidas de restricción. 

*En alianza con La Tribuna