Con la llegada de la pandemia y el crecimiento acelerado de la búsqueda de adaptación a nuevas tecnologías y herramientas, los fraudes de e-commerce han aumentado de manera alarmante, ya que las personas se han visto en la necesidad de realizar compras y negocios en línea.

Así como se van innovando las tecnologías, los fraudes de e-commerce también lo hacen, por lo que es necesario conocer los diferentes tipos que existen actualmente y saber cómo actuar para evitarlas, para esto, Aníbal Pérez, Gerente Senior de Seguridad Corporativa de Scotiabank, menciona algunas de las estafas más comunes hoy en día:

  • Pagejacking. Que consiste en duplicar una página ya existente con el fin de recopilar nombres y contraseñas de los usuarios.
  • Apropiación/ usurpación de cuentas. Es un robo de identidad para acceder a datos financieros y realizar compras, retiro de efectivo o cambio de datos.
  • La estafa de las vacaciones. Se hacen pasar por algún amigo o familiar diciendo que les robaron cuando estaban de vacaciones y piden un depósito de ayuda.
  • Fraude en ofertas al comprar en línea. Se pone una oferta irresistible de algún producto o servicio y, al hacer el pago, desaparece el usuario y el producto.
  • Estafas en la búsqueda de empleo. Se publica una oferta de trabajo atractiva, piden datos personales y, muchas veces, un pago por adelantado por capacitación o materiales que se ocuparán, claramente falso.
  • Pishing. Correos, llamadas o mensajes que ofrecen premios o regalos. Figuran ser tiendas de comercio en línea, instituciones financieras o cualquier otra fuente que puede generar confianza.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter

Entre los consejos que comparte Scotiabank,  para evitar este tipo de fraudes de e-commerce están:

  • Hacer las cosas con calma. Prestar atención a cada detalle.
  • Pensar dos veces antes de entrar a un vínculo sospechoso.
  • Evitar responder correos, llamadas o mensajes en el que pidan cualquier dato personal.
  • Investigar. Verificar legitimidad de un sitio, tienda u organización, así como buscar comentarios de otros usuarios.
  • Proteger las contraseñas. Usar una clave distinta para cada inicio de sesión y procurar tener una combinación de letras y números.
  • Revisar constantemente facturas, transiciones y registros de las tarjetas.

Cualquier persona puede caer en una de estos fraudes de e-commerce, por lo que es necesario estar siempre prevenido y conocer las medidas para actuar en caso de tener una sospecha o haber caído en un fraude de este tipo.

Leer: Twitter suspende a una congresista de EU por cuestionar las vacunas