Por Gustavo Ripoll

En la última década, se le ha dado más importancia al verdadero desafío que presenta el cambio climático, tanto las personas como las empresas han tomado conciencia sobre la necesidad de tomar medidas y crear acciones para mitigar este problema. Esto significa que las empresas tienen la oportunidad – y la responsabilidad – de implementar cambios efectivos en sus operaciones e influir en otros para que también lo hagan.

Desde el punto de vista económico y ecológico, las empresas deben actuar ahora. Los esfuerzos para mitigar y adaptarse al cambio climático solo se volverán más desafiantes, complejos y costosos con el tiempo. A nivel regional, desde 1993 los Ministros de Relaciones Exteriores de Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y Panamá suscribieron el Convenio Regional sobre Cambios Climáticos dando una señal clara de compromiso con el tema. Entonces, ¿qué medidas deben tomar las empresas?

Comprender la conexión de su empresa con el clima

Mientras buscan formas de crear soluciones positivas para el clima, las empresas pueden centrarse en priorizar el análisis, la estrategia y la conciencia de sus emisiones al:

  • Investigar las fuentes de su huella de gases de efecto invernadero y comprender las formas en que podemos eliminar los impactos evitables y adaptarnos a los inevitables.
  • Desarrollar estrategias de mitigación, como eficiencia energética, soluciones inteligentes y fuentes de energía bajas en carbono para reducir y revertir el efecto invernadero global.
  • Diseñar métodos de adaptación, que incluyan una infraestructura pública y privada más resistente, y sistemas de agua y alimentos sostenibles, para que estemos preparados para lo que nos depare el futuro.

Desarrollar métricas, objetivos y métodos de presentación de informes claros

La transparencia y la responsabilidad son otros contribuyentes de gran impacto a la acción climática. Por ejemplo, la Estrategia Regional de Cambio Climático por parte del Sistema de Integración Centroamericano, trabaja en pro de la creación de estrategias para mitigar el cambio climático en la región con programas que van desde la eliminación del plástico, protección de ecosistemas regionales, uso racional de los recursos, entre otros.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Hay otras estructuras externas en las que todas las empresas pueden participar, por ejemplo, participando en marcos construidos en torno a las prioridades de gobernanza social ambiental (ESG) y publicando sobre estándares globales como el Global Reporting Index (GRI). Cuanto antes las empresas incorporen métricas de sostenibilidad y clima en sus modelos de negocio, mejor será para toda la comunidad global.

Colaborar con otros para impulsar el cambio

Al imaginar nuevas formas de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, eliminar el desperdicio y utilizar los recursos de manera responsable, las empresas deben considerar su cadena de valor de principio a fin. Esto requiere comprender las implicaciones climáticas no solo de sus propias operaciones, sino también de las de sus proveedores y vendedores, por lo que la colaboración con estas partes interesadas será crucial.

Descarga gratis la edición impresa de Forbes Centroamérica

Establecer objetivos y declarar intenciones es el primer paso, y es un paso que debe tomarse ahora, seguido de una hoja de ruta clara sobre cómo las empresas cumplirán con esos compromisos. El llamado a la acción climática es urgente y este es el momento para que las empresas del mundo den un paso adelante y trabajen juntas para lograr un impacto sostenible.

*El autor es vicepresidente para Multi-Country Latinoamérica (MCLA) en Dell Technologies

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Centroamérica.