EFE.- La junta directiva de la estatal Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS) aprobó este jueves reformas al régimen de pensiones de Invalidez Vejez y Muerte (IVM), el más grande del país, que pretenden darle sostenibilidad al menos hasta el 2050 y que incluyen la eliminación de la jubilación anticipada para los hombres.

El presidente de la CCSS, Román Macaya, dijo en una conferencia de prensa que “se buscó un balance” con el objetivo de “fortalecer el sistema de pensiones”, y aseguró que con las reformas se consigue que las reservas se agoten en el año 2050, 13 años después de lo que estaba previsto sin los cambios.

Macaya detalló que las reformas, que entrarán en vigencia en no menos de 2 años, establecen la eliminación de la jubilación por vejez anticipada para los hombres, quienes solo podrán retirarse hasta que cumplan los 65 años de edad.

Las mujeres sí tendrán la posibilidad de retirarse anticipadamente a los 63 años, siempre que hayan cumplido con el requisito de 405 cuotas aportadas al régimen.

En la actualidad, los hombres pueden jubilarse anticipadamente a los 62 años y las mujeres a los 60, con 420 cuotas aportadas.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Cada año la entidad aprueba unas 15.000 pensiones nuevas, de las cuales, alrededor de la mitad corresponden a jubilaciones anticipadas, explicó el gerente de Pensiones de la entidad, Jaime Barrantes.

Los datos de la CCSS indican que el IVM tiene alrededor de 1,5 millones de cotizantes y alrededor de 235.000 pensionados.

El presidente de la CCSS enfatizó en que la edad para la jubilación se mantiene igual que desde 1947 y que el cambio radica en las pensiones anticipadas.

Otra reforma acordadas este jueves, indican que la gente se podrá pensionar con un cálculo que involucra las mejores 300 cuotas de su vida laboral.

A partir de ahora, la CCSS deberá redactar un reglamento para implementar las reformas, el cual deberá ser puesto en consulta pública para que la entidad reciba sugerencias, y luego elaborar el reglamento definitivo. Culminado ese proceso las reformas entrarán en vigencia dos años después.

“Lo que se ha buscado es garantizar una pensión para todos. Se estima las reformas llevan el punto de agotamiento de la reserva al año 2050”, dijo Macaya.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook

El presidente de la CCSS agregó que la entidad conformará también un equipo técnico con participación social y de expertos económicos para que analicen la situación del régimen y propongan nuevas acciones para fortalecerlo.

“Esto es un hito muy importante para fortalecer nuestro sistema de pensiones”, expresó.