EFE.- El diario La Prensa, el más antiguo de Nicaragua, denunció este viernes que la Policía Nacional ocupó sus instalaciones, con una cantidad no precisada de periodistas en su interior.

“La Policía orteguista cortó el acceso a internet, la energía y apagaron todos los servidores dentro de La Prensa”, señaló en un mensaje en Twitter ese diario, que no circuló este viernes en su versión impresa debido a que el Gobierno, a través de la Dirección General de Aduanas, mantiene retenido su papel.

LEER: La SIP reprueba a Ortega por bloquear insumos a diario La Prensa de Nicaragua

La Prensa, fundada en 1926, indicó que la “Policía orteguista se encuentra dentro” de sus instalaciones y que ha cerrado los portones para que nadie más pueda ingresar.

“Dentro de la redacción de La Prensa hay periodistas, quienes quedaron incomunicados porque policías no les permiten acceso a sus medios electrónicos”, señaló el rotativo, el de mayor circulación en Nicaragua.

La Prensa relató que hacia las 12.44 hora local (18.44 GMT) “patrullas policiales”, con oficiales, ingresaron a las instalaciones de La Prensa, y que no dejaron “que los colaboradores que estaban en las oficinas” usaran sus teléfonos celulares.

LEER: La Prensa, el diario mas antiguo de Nicaragua, cierra su versión impresa

En la víspera, el diario denunció que “la dictadura”, en alusión al Gobierno de Daniel Ortega, en el poder desde 2007, “retiene nuestro papel, pero no puede ocultar la verdad”.

El Gobierno, a través de la Dirección General de Aduanas, ni la Policía Nacional, se han referido de momento a la denuncia de La Prensa.

El pasado 2 de marzo, el influyente diario La Prensa cumplió 95 años desde su primera publicación.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook

Nicaragua atraviesa una crisis política y social desde abril de 2018, que se ha acentuado de cara a las elecciones generales del próximo 7 de noviembre, en las que el presidente Ortega aspira a su quinto mandato presidencial, cuarto consecutivo, y segundo junto con su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo.