EFE.- Wall Street siguió acumulando récords esta semana apoyándose en los excelentes resultados de las grandes empresas estadounidenses y dejando a un lado los miedos por un posible impacto de la variante delta de la covid-19 en la recuperación económica.

El Dow Jones de Industriales, el principal indicador de Nueva York, cerró este viernes con su cuarto máximo histórico consecutivo tras registrar un ligero avance del 0,04% en la sesión, hasta los 35.515,38 puntos.

El selectivo S&P 500, que hoy ganó un 0,16%, hizo lo propio, cerrando en 4.468 enteros.

Esa situación, cuatro récords seguidos en estos dos índices, no se daba desde 2017, según destacan medios especializados.

En el conjunto de una plácida semana, el Dow Jones acumuló un alza del 0,9%, mientras que el S&P 500 ganó un 0,7%.

LEER: Wall Street cierra con récords en Dow Jones y S&P 500 tras informe de empleo

La nota negativa la puso el índice compuesto del mercado Nasdaq, que aunque hoy cerró en verde, retrocedió un 0,1% en el cómputo de los últimos cinco días.

En una semana de poco volumen de transacciones, con muchos operadores de vacaciones, el parqué neoyorquino se movió sin sobresaltos y continuó con la tendencia positiva que acumula recientemente.

Sus avances contribuyeron al optimismo en otras plazas, con claras subidas en Europa. En el acumulado semanal Milán ha subido un 2,51%, Fráncfort un 1,37%, Madrid, un 1,36%, Londres, un 1,34%, París, un 1,16% y el Euro Stoxx 50, un 1,32%.

El desempeño de las grandes empresas está detrás del ambiente positivo en los mercados, que han celebrado unos resultados abrumadoramente mejores de lo esperado y alimentados por la rápida recuperación de la economía estadounidense.

Casi un 90 % de las compañías del S&P 500 que han presentado cuentas del segundo trimestre recientemente han superado las expectativas de los analistas, el mayor porcentaje desde 2011, según datos del fondo de inversión Blackrock.

Ese fue el caso, por ejemplo, de Disney, que ayer dio a conocer cifras por encima de lo esperado, con una fuerte subida de sus ingresos tras haberse visto muy mermados en los primeros compases de la pandemia.

Las acciones del gigante del entretenimiento se dispararon al inicio de la sesión de este viernes, aunque finalmente terminaron con un avance más moderado, del 1%.

Los expertos de Blackrock, sin embargo, advierten de que todo apunta a que el fuerte crecimiento en la economía estadounidense se limitará a esta primera parte de la recuperación y señalan que a medio plazo se abren distintos escenarios.

LEER: Wall Street cierra su sexto mes al alza pero cae en la última semana

“EE.UU. está ahora mismo en la primera fase. El crecimiento seguramente alcanzó su punto más alto en el segundo trimestre, pero el sólido informe de empleos de la semana pasada muestra que la reactivación está aún en pleno auge”, señalaron en una nota.

Los datos de empleo mostraron que la cifra semanal de solicitudes de la prestación por paro en Estados Unidos bajó la semana pasada a 375.000, comparadas con las 387.000 de la semana anterior, y fueron bien recibidos por el mercado.

También se conoció esta semana que la inflación, que se ha convertido en una de las grandes preocupaciones de los inversores, se mantuvo en julio en el 5,4% interanual, en línea con lo esperado.

El temor de los inversores es que un alza excesiva de los precios lleve a la eventual retirada de los estímulos monetarios de la Reserva Federal (Fed), que hasta ahora ha mantenido que el fenómeno inflacionista será pasajero.

“Los detalles del informe favorecieron la perspectiva de que el reciente grado de inflación no durará mucho, ya que los precios en categorías más asociadas a la reapertura de la economía y los problemas de suministro han comenzado a aflojar”, señalaron analistas de Wells Fargo en una nota.

Al optimismo en el mercado contribuyó además en los últimos días la aprobación en el Senado estadounidense del plan de infraestructuras impulsado por el Gobierno de Joe Biden, un paso más de cara a su eventual puesta en marcha.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook

El programa, valorado en 1,2 billones de dólares y que sería el mayor en una década, debe aún recibir el visto bueno de la Cámara Baja, donde está siendo criticado por republicanos que lo consideran excesivo y por progresistas que lo ven insuficiente.

En cuanto al petróleo, el barril de crudo intermedio de Texas (WTI) cerró este viernes en rojo y con un precio de 68,44 dólares el barril, pero acumuló un ligero avance del 0,2 % en el conjunto de la semana.