Reuters.- Un juez federal estadounidense ordenó al gobierno del presidente Joe Biden restablecer la política migratoria de “permanecer en México” de su predecesor republicano, que obligó a decenas de miles de solicitantes de asilo centroamericanos a esperar en México la respuesta de sus casos judiciales con Estados Unidos.

En una victoria para los estados de Misuri y Texas, que entablaron la demanda, el juez de la Corte de Distrito de Estados Unidos, Matthew Kacsmaryk, dijo el viernes que la administración de Biden violó las leyes de procedimiento al no considerar “varios de los principales beneficios” del programa y actuó “arbitraria y caprichosamente” para ponerle fin.

En una victoria para los estados de Misuri y Texas, que entablaron la demanda, el juez de la Corte de Distrito de Estados Unidos, Matthew Kacsmaryk, dijo el viernes que la administración de Biden violó las leyes de procedimiento al no considerar “varios de los principales beneficios” del programa y actuó “arbitraria y caprichosamente” para ponerle fin.

Te puede interesar: Estados Unidos presenta plan para abordar la migración desde Centroamérica

Un memorando de la administración de Biden anunciando un final formal de la política de Donald Trump fue publicado el 1 de junio. No estaba claro cómo el fallo finalmente afectaría esa decisión. El expresidente instituyó la política a inicios de 2019.

Kacsmaryk, designado por Trump, suspendió su decisión durante una semana para permitir que el gobierno apelara. El Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés) no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios.

La política migratoria de Trump de “permanecer en México”, conocido oficialmente como Protocolos de Protección a Migrantes (MPP), buscaba bloquear el avance a los solicitantes de asilo de Centroamérica haciéndolos esperar en México el resultado de sus audiencias en Estados Unidos.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook

Los defensores de la política dijeron que redujo la presión sobre los funcionarios de inmigración, mientras grupos de derechos humanos aseguraron que violó el debido proceso y expuso a los refugiados indigentes al riesgo de sufrir delitos como secuestro, abuso y violación.