La Corporación Financiera Internacional (IFC, por sus siglas en inglés), destinó para este año fiscal, 1,008 mdd en pequeñas y medianas empresas (Pymes) y negocios liderados por mujeres para promover su desarrollo y reducir la fisura de financiamiento.

“IFC ha estado allí para apoyar al sector privado en este proceso, respondiendo con soluciones innovadoras para acelerar la recuperación económica, mientras promovemos una mayor inclusión”, mencionó Sanaa Abouzaid, Gerente Regional de IFC en Centroamérica.

El 19% de esta cantidad fueron fondos movilizados de otros bancos multilaterales de desarrollo y de la banca nacional para atraer capital privado a los países emergentes y abrir paso a nuevos inversionistas que puedan seguir promoviendo el desarrollo sostenible de la región, siendo el IFC el motor principal.

LEER: IFC de BM y banco impulsarán créditos en Panamá y El Salvador

Más de 139 mdd fueron destinados a instituciones que puedan otorgar préstamos a Pymes para poder proteger empleos. Algunos de los beneficiados fueron: el Banco Agromercantil (BAM), BanPro, Banco Agrícola y Davivienda en Guatemala, Nicaragua, El Salvador, y Costa Rica.

En el ámbito sostenible, IFC hizo una inversión de capital en Carao Ventures, primera firma de capital de riesgo en Centroamérica, para apoyar el desarrollo del ecosistema de startups en etapa inicial en la región.

IFC también invirtió en el Fondo Centroamericano de Inversión para Pequeñas y Medianas Empresas (CASEIF), para otorgar capital a cerca de una decena de negocios en los sectores de agroindustria, alimentos y bebidas, manufactura y telecomunicaciones; además, junto con Grupo LAFISE, inició un programa de asesoría regional para expandir el acceso a oportunidades y servicios financieros para las Pymes y mujeres empresarias, orientada a garantizar su sostenibilidad financiera.

“La pandemia ha golpeado muy duro a la región centroamericana, en términos de salud y económicos. Pero en un contexto sin precedentes, aplaudo la capacidad de las empresas de transformarse y adaptarse para responder a los retos de los países donde operan”, añade Sanaa.

LEER: IFC y Citi crean línea crediticia por 800 mdd para promover financiamiento al comercio en mercados emergentes

Como se mencionó, las mujeres fueron foco importante en estas inversiones, porque además, IFC destinó parte en viviendas para mujeres de bajos y medianos ingresos en Panamá; así como en El Salvador, que junto con Fedecredito se llevó a cabo una transacción DPR para impulsar emprendimientos liderados por mujeres.

Por otro lado, el Programa Global para el Financiamiento del Comercio (GTFP, por sus siglas en inglés) destinó 347.88 millones de dólares para apoyar la exportación e importación de productos agrícolas y de salud críticos para Centroamérica. Los segmentos mayormente beneficiados de esta facilidad incluyen al sector agrícola – casi la mitad de las transacciones – y las pequeñas y medianas empresas.

IFC se alió con Comasa y Grupo Mercon, empresas agrícolas de exportación, para otorgar soluciones de financiamiento y asesoría orientados a fortalecer su desarrollo, competitividad, implementar prácticas agrícolas climáticamente inteligentes y ayudar a los productores locales a incrementar su producción, reducir perdidas, ser más eficientes y disminuir las emisiones de gases invernadero.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook

IFC es la mayor institución para el desarrollo a nivel global focalizada en el sector privado en países en desarrollo, ha venido fortaleciendo significativamente su presencia en Centroamérica, alcanzando cifras récord en años recientes para expandir el acceso crédito, abordar las necesidades críticas de infraestructura y servicios públicos, apoyar la agroindustria y ayudar al sector privado a mitigar los efectos de la pandemia.