EFE.- El operador de telefonía móvil estadounidense T-Mobile reveló que en el ciberataque del que fue víctima recientemente fueron sutraidos datos de unos 40 millones de personas, entre clientes actuales y potenciales, según informaron este miércoles medios locales.

En un comunicado enviado el martes por la noche, T-Mobile explicó que está investigando el acceso “no autorizado” a sus sistemas que fue divulgado este fin de semana piratas informáticos en un foro de internet, y confirmó que los datos robados incluyen “información personal” pero no financiera.

“Nuestro análisis preliminar es que la información de aproximadamente 7,8 millones de cuentas de clientes de pospago de T-Mobile parece estar contenida en los archivos robados, así como unos 40 millones de registros de clientes antiguos o prospectivos que habían aplicado previamente para un crédito con T-Mobile”, dijo la firma.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

El ciberataque también ha “expuesto” los nombres, números de teléfono y códigos PIN de 850.000 clientes de prepago en activo, por lo que la compañía ha reseteado esas contraseñas y recomendado al resto de clientes que modifiquen las suyas por precaución.

La operadora destacó que algunos de los datos sustraídos incluyen los nombres de los clientes, números de la seguridad social o información de su licencia de conducir, pero nada indica que hayan sido robados detalles de tarjetas de crédito o débito, o relacionados con el pago de dinero.

El domingo, piratas informáticos dijeron al portal especializado en tecnología Motherboard que habían accedido a datos personales de 100 millones de personas a través de los servidores de T-Mobile, supuestamente reclamando un rescate de seis bitcoines (unos 270.000 dólares).

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook

Este último ciberataque se produce después de un año repleto de este tipo de agresiones, como la del pasado mayo contra el principal oleoducto de EE.UU., Colonial, y que provocó escasez de combustible en varios estados del este del país, incluidos Carolina del Norte, Virginia y Washington D.C., los más damnificados.

En mayo, JBS, el procesador de carne más grande del mundo sufrió otro ciberataque y en julio hubo otra ofensiva contra Kaseya, una empresa de software que brinda servicios a más de 40.000 organizaciones en todo el mundo.