EFE.- Más de 60 organizaciones internacionales se mostraron preocupadas este jueves por la situación que enfrentan los defensores de derechos humanos en El Salvador, de acuerdo con un comunicado difundido este jueves por el Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (Cejil).

Las ONG señalaron que, a su juicio, en el país existe un “deterioro de los derechos humanos, consolidación de autoritarismo y discursos de odio contra personas defensoras de derechos humanos, organizaciones y medios de comunicación en El Salvador”.

LEER: ONG señalan que reforma a carta magna salvadoreña no incluye derecho al agua

Agregaron que esto es “consecuencia de la concentración de poder del presidente Nayib Bukele, de su partido y del desmantelamiento progresivo de los controles entre poderes públicos que impedirían los abusos de poder”.

“Manifestamos nuestra profunda preocupación ante el riesgo en el que se encuentran las personas defensoras de derechos humanos, periodistas y sus familiares”, subrayaron.

Instaron a la comunidad internacional y organismos de derechos humanos a “mantenerse vigilantes de la situación y pronunciarse, particularmente ante los riesgos específicos que enfrentan las mujeres defensoras y periodistas”.

LEER: EU condena la ilegalización de seis ONG internacionales en Nicaragua

“Las prácticas autoritarias, el discurso de odio legitimador del estigma y la violencia contra quiénes históricamente han abogado por la justicia, la igualdad y la paz genera un contexto de riesgo para el ejercicio de la defensa de derechos humanos y deja en indefensión a las personas defensoras y periodistas; situación sin precedentes en tiempos de paz”, concluyeron.

Los defensores de derechos humanos en El Salvador sufrieron al menos 72 ataques en el marco de la emergencia por la pandemia de la covid-19, con los vinculados a la libertad de prensa y expresión como los más vulnerables, según una investigación divulgado en febrero pasado.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook

En dicho estudio se urgió “la aprobación de una ley y una política pública especializada que desarrolle una serie de ejes vinculados con la prevención, el respeto y la protección de las personas defensoras de derechos humanos”.