EFE.- Naciones Unidas, junto a los Gobiernos de El Salvador y Guatemala, lanzó un plan de respuesta humanitaria con el objetivo de ayudar a 2,5 millones de personas en estos dos países centroamericanos.

El plan para El Salvador, para el que la ONU espera aportar 156 millones de dólares, tiene como objetivo ayudar a 912.000 personas que residen en áreas que son propensas al impacto de desastres y de la violencia y también para el restablecimiento de servicios y sistemas esenciales, aseguró este viernes Eri Kaneko, portavoz del secretario general de Naciones Unidas, António Guterres.

LEER: La ONU pide no excluir energía nuclear de la lucha contra el cambio climático

En el caso de Guatemala, el plan espera ofrecer asistencia a 1,7 millones de guatemaltecos, por lo que ha hecho un llamado para recaudar 210 millones de dólares.

La Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA) busca en Guatemala abarcar las áreas afectadas por los huracanes Eta e Iota, así como las comunidades expuestas a continuos fenómenos meteorológicos adversos y zonas en las que hay una alta movilidad de personas.

LEER: ONU evacúa de Afganistán a parte de su personal por seguridad

Este plan se une al lanzado por la ONU este mes junto al Gobierno de Honduras, cuyo objetivo es atender las necesidades de 1,8 millones de personas vulnerables.

La OCHA indica que estas tres naciones centroamericanas están consideradas como países de ingresos medios, pero cerca del 25 % de su población necesita ayuda humanitaria.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter.     

Según la ONU, esta cifra representa un aumento del 60 % respecto a los 5,2 millones de hondureños, salvadoreños y guatemaltecos que necesitaban este tipo de ayuda a principios de 2020.