EFE.- La Fiscalía de El Salvador busca sobreseer de responsabilidad civil al expresidente Elías Antonio Saca (2004-2009) y otras dos personas involucradas en la malversación de 10 millones de dólares donados por Taiwán, según indicó este lunes una fuente fiscal.

Saca, Gerardo Balzaretti Kriete y Juan Tennant Wrigth fueron sobreseídos en julio de 2019 de una causa penal por lavado de dinero, cometido al supuestamente colaborar con el fallecido expresidente Francisco Flores (1999-2004) para el blanqueo de la millonaria cifra.

La Fiscalía General de la República (FGR) señaló en julio de 2020 que buscaría recuperar los 10 millones de dólares mediante una demanda civil. Sin embargo, un fiscal, cuyo nombre no fue proporcionado por seguridad, dijo hoy que el Ministerio Público “pide el sobreseimiento definitivo” para los implicados.

Explicó que la solicitud se hace “en virtud de haber prescrito la acción en este caso”, porque la causa se estaba llevando a cabo según el Código Penal de 1998, “el cual establece que la prescripción de este delito es de solo 10 años y no 15 como el código actual”.

LEER: Denuncian agresión de policías contra periodistas en El Salvador

La Cámara Segunda de lo Penal de San Salvador señaló al momento de sobreseer del proceso penal a los implicados que el sobreseimiento de la causa por la prescripción del delito no anula la responsabilidad civil de los señalados, por lo que se debía continuar con “la persecución” de la misma.

Las declaraciones del fiscal fueron brindadas tras la suspensión de la audiencia preliminar en el proceso civil que estaba programada para este lunes.

La diligencia fue reprogramada para el miércoles y será ahí donde la Fiscalía solicite el sobreseimiento definitivo.

Los fondos fueron entregados por Taiwán a El Salvador, entre octubre de 2003 y abril de 2004 para la ejecución de 4 proyectos para las víctimas de dos terremotos que afectaron al país en 2001.

LEER: El Salvador completa vacunación contra covid del 41% de la población meta

El expresidente Flores fue enviado a juicio en 2015 por la supuesta malversación de los fondos donados por el país asiático, pero falleció en 2016 antes de que se instalara el proceso.

Según la Fiscalía, el exmandatario Flores se apropió de 5 millones de dólares y los otros 10 los desvió a cuentas del partido Alianza Republicana Nacionalista (Arena).

Esta versión fue respaldada en 2016, durante las exequias de Flores, por el expresidente de Arena Jorge Velado, mientras que la exvicepresidenta del país Ana Vilma de Escobar (2004-2009) señaló en su momento a periodistas que el dinero fue utilizado para la campaña electoral de Saca.

Saca, el primer expresidente de la democracia salvadoreña en ser condenado por corrupción, purga una pena de 10 años de prisión que recibió en septiembre de 2018 por desviar y lavar más de 300 millones de dólares del presupuesto estatal durante su gestión.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook