EFE.- La duodécima depresión tropical del año en la cuenca atlántica se formó este martes al sur de las islas de Cabo Verde, frente a la costa nororiental africana, mientras la también depresión Kate avanza “pobremente organizada” por aguas del Atlántico al noreste de las islas de Barlovento, en las Antillas Menores.

Los expertos del Centro Nacional de Huracanes (NHC, en inglés) de EE.UU. esperan que la duodécima depresión tropical se fortalezca en las próximas 48 horas y se convierta en tormenta esta noche o el miércoles.

El sistema se encuentra unas 335 millas (535 km) al sureste del extremo sur de las islas de Cabo Verde, presenta vientos máximos sostenidos de 35 millas por hora (55 kilómetros por hora) y se desplaza hacia el oeste-noroeste con una velocidad de 16 mph(26 km/h), señaló el NHC en su boletín de las 17.00 hora local (21.00 GMT).

LEER: Aplazan lanzamiento de SpaceX por impacto del huracán Ida

En tanto, la depresión Kate, “pobremente organizada”, avanza hacia el norte en aguas abiertas del Atlántico y se esperan “pocos cambios en la intensidad de sus vientos en los próximos días”.

Se hallaba a esa misma hora unas 875 millas (1.405 km) al noreste de las Islas de Barlovento con vientos máximos sostenidos de 35 mph (55 km/h).

Kate se mueve hacia el norte con una velocidad de traslación de 7 mph (11 km/h).

En cuanto a Ida, ahora ya depresión tropical también, se desplaza a través del valle de Tennessee (EE.UU.) arrojando intensa precipitaciones y ocasionando inundaciones a su paso hacia el noreste de país, en Nueva Inglaterra, Nueva Jersey y el área de Nueva York.

LEER: Guatemala se mantiene en alerta por posibles efectos del huracán Grace

Al menos cuatro muertos en los estados de Luisiana y Misisipi, extensos daños en medio de inundaciones y la incertidumbre sobre la restauración de la electricidad a más de un millón de consumidores es el cómputo de los estragos dos días después del azote del huracán Ida en la costa estadounidense del Golfo de México.

El sureste de Luisiana, estado declarado desde el domingo pasado como zona de desastre por el presidente estadounidense, Joe Biden, fue el más devastado por las inundaciones y los fuertes vientos del potente huracán de categoría 4, que destruyó buena parte del cableado eléctrico, especialmente en el área metropolitana de Nueva Orleans.

La Administración Nacional de Océanos y Atmósfera de EE. UU. (NOAA, en inglés) pronostica que la actual temporada ciclónica en el Atlántico va a tener una actividad por encima del promedio.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook

En lo que va de año se han formado cuatro huracanes en la cuenca atlántica, Elsa, Grace, Henri e Ida, de los cuales Grace e Ida alcanzaron la categoría mayor, 3 o más en la escala de intensidad de Saffir-Simpson, de un máximo de 5.