EFE.- La Superintendencia de Bancos de Panamá (SBP) pidió este sábado “prudencia” a los bancos luego de que un número no precisado de cuentas, entre ellas de clientes afectados por la crisis de la pandemia, vieron reducidos sus saldos y hasta quedaron en cero por débitos realizados por una institución financiera local.

“Deploramos los hechos ocurridos con los clientes afectados del Banco General. Exigimos de manera categórica a todas las entidades bancarias actuar con prudencia y transparencia de cara a los clientes”, dijo la Superintendencia en un breve comunicado.

Un número no precisado de cuentas del Banco General, el principal del país, fueron afectadas por débitos que incluso las dejaron con saldo de cero, según las denuncias de los afectados, algunos de los cuales se aglomeraron frente a una de las sucursales de la entidad en la capital panameña.

De acuerdo con informes de la prensa local, los montos se debitaron sin autorización de los dueños de las cuentas para el pago de créditos, ante lo cual los afectados reclamaron que la fecha límite para negociar deudas, en el marco de una moratoria bancaria puesta en marcha a raíz de crisis derivada de la pandemia, vencerá el próximo 30 de septiembre.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Este sábado y tras las protestas, el Banco General emitió un breve comunicado en el que ofreció sus “sinceras disculpas” a los clientes afectados “con los débitos a sus cuentas el (viernes) 3 de septiembre”, y anunció que “los cargos realizados serán reversados” a lo largo del día de hoy.

La institución no informó la causa de los débitos, el monto y ni el número de cuentas que se vieron afectadas por este incidente, que tuvo gran repercusión en las redes sociales.

Como regulador bancario nos mantenemos dando seguimiento y reiteramos nuestro compromiso de procurar el equilibrio jurídico entre el sistema bancario y sus clientes”, dijo la Superintendencia en su comunicado.

El Centro Bancario Internacional (CBI) de Panamá consta de 68 instituciones y es un pilar de la economía de servicios del país centroamericano, que enfrenta los embates de la pandemia de la Covid-19.

El Producto Interno Bruto (PIB) de Panamá se derrumbó un 17.9% en 2020 y un 8.5% en el primer trimestre de este año, mientras el desempleo creció más del doble y llegó al 18.5% y la informalidad superó el 52%.

Ese escenario se reflejó en la banca con una caída del 45 % de las utilidades y del 4.4% de la cartera crediticia en 2020, y del 32% y 3.1%, respectivamente, en el primer trimestre de este 2021.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter