Por Ileana Rojas* y Max Ramírez**

La pandemia de la Covid-19 aceleró de manera extraordinaria nuestra incursión personal y empresarial en el mundo tecnológico. De la noche a la mañana teníamos a millones de personas en el mundo estudiando o entreteniéndose desde casa, y a millones más, trabajando de manera remota para continuar con la operación de nuestras empresas y a la vez resguardar los empleos.

El reto a nivel empresarial ha sido enorme. Se aceleraron como nunca los procesos de conectividad para que personas y máquinas hicieran su trabajo de manera remota. Además, nos puso a pensar en cómo optimizar los procesos, en definir cuáles son esas tareas en las que definitivamente necesitamos personal, para de esa manera reducir el riesgo de contagio del virus.

Aunque hemos avanzado en esta cuarta transformación digital en la que se combinan diferentes tecnologías para hacer las cadenas productivas más eficientes, y en donde los datos realmente generan una transformación en la empresa, aún queda mucho camino por recorrer. Para nuestra región la industria 4.0 debe verse como una gran oportunidad para potenciar la resiliencia empresarial, y la reactivación económica, como una necesidad de acelerar la transformación digital de nuestras empresas para la toma de decisiones a partir de los datos precisos, relevantes y en tiempo real.

Para quien aún tiene dudas de por qué es necesario dar el salto, estas son solo tres de las razones:

Una industria en crecimiento

El FMI indicó a inicios de este año que las tecnologías asociadas a la industria 4.0 seguirán creciendo y evolucionando durante la próxima década; no hay vuelta atrás. Por duro que suene, las empresas que no migren a esta nueva era, tarde o temprano podrían quedar fuera del mercado, porque tendremos impacto en toda la cadena de suministro.

En nuestra región hemos dado pasos agigantados, por ejemplo: en conectividad, pero tenemos que seguir trabajando. Diversas industrias ya han dado el salto con el uso de tecnologías como el internet de las cosas, almacenamiento en la nube, análisis automatizado de datos, inteligencia artificial y los equipos de cómputo de alto rendimiento. Vamos en la dirección correcta para potenciar nuestro crecimiento económico, pero necesitamos acelerar el paso implementando y generando innovación en estas herramientas desde nuestra región.

Mejor desempeño empresarial

El beneficio más importante que una empresa puede tener en la industria 4.0 es sin duda el obtener información a través de los datos que genera.

Para que tengas una idea más clara, podrías, por ejemplo: reducir el tiempo de producción, de utilización de máquinas, visualización en tiempo real de información relevante para toma de decisiones, dar eficiencia a los procesos, aumentar la producción, reducir los tiempos de entrega de productos y servicios, mejorar la cadena de suministros, dar valor agregado a tus productos y estimular los flujos de ingresos.

La tecnología ayuda a mejorar la competitividad empresarial. Gracias a estos datos es posible brindar una mejor respuesta a las necesidades de los clientes, lo que les permite ofrecer productos de alta calidad y reaccionar de forma más veloz y flexible a los cambios.  Viéndolo desde una perspectiva económica, los ahorros en costos son destacables en el mediano y largo plazo. Los procesos automatizados ayudan a enfocar el talento humano en actividades no repetitivas y de alto valor intelectual, producen menos errores y logran mayor eficacia energética y/o de materias primas.

Retos por atender

Uno de los principales retos de la manufactura 4.0, es entender que una fábrica inteligente está definida por la agilidad y la producción autónoma, en donde los datos se almacenan, procesan, analizan y transforman en información que realmente genera cambios en la empresa. Pensar en que se trata solamente de automatizar máquinas es un gran error. El costo de la inversión inicial puede ser elevado, sin embargo, hay que verlo como una inversión a largo plazo y la única forma de competir en el futuro cercano.

Además, debemos tener claro que la automatización, la conectividad y la predictibilidad están redefiniendo el perfil de los colaboradores; se trata de llevarlos a tareas de mayor valor y eso implica promover la educación, la capacitación y el acercamiento a la tecnología desde edades tempranas. Es un trabajo conjunto entre gobiernos, academia e industria.

Por supuesto, atender los desafíos de conectividad y acceso a internet de alta calidad es primordial, para poder sacar provecho de los múltiples beneficios que hemos enumerado para la industria 4.0.

Dar el salto sin miedo

La industria 4.0 llegó para quedarse. Si ya tienes en tu empresa procesos estandarizados, con control de calidad y con sistemas fundamentales que lo hagan predecible, ya estás listo para dar el salto y comenzar a pensar en los beneficios de la flexibilización de las máquinas, en el envío de datos a través de dispositivos, en centralizar la información y ponerla en la nube, en definir qué información es la que quieres tener disponible para más personas, incluidos los clientes.

Desencadenar el poder y potencial de los datos tienen enormes beneficios para hacer crecer a tu empresa, saca provecho de ellos y haz que tu compañía entre de lleno en la Cuarta Revolución Industrial. Mantente a la vanguardia. 

*Los autores son Gerente General de Intel Costa Rica* y Assembly & Test Factory Manager de Intel Costa Rica**

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Centroamérica.