Por Urías Gamarro / Prensa Libre

Los recursos que millones de guatemaltecos migrantes envían a sus familiares al país ya constituyen un pilar fundamental de la economía nacional, como se ha evidenciado este año y particularmente, el mes pasado, cuando las remesas familiares alcanzaron US$1 mil 388 millones.

Esta cifra es histórica, pues según reportes del Banco de Guatemala (Banguat), en lo que va del año han ingresado US$9 mil 709.1 millones, contra US$7 mil 009.1 millones en los primeros 8 meses del 2020.

La racha alcista comenzó en marzo con US$1 mil 285 millones; abril, US$1 mil 231 millones; mayo, US$1 mil 236 millones; en junio saltó a US$1 mil 362 millones; y en julio, a U$1 mil 354 millones.

Es así como a cuatro meses para que concluya el año y a pesar de los efectos económicos de la pandemia, los especialistas calculan que estas transferencias provenientes del extranjero cerrarán con el mayor volumen registrado hasta el momento: US$13,982 millones, para un crecimiento de 21% a 24%.

Te recomendamos: Trecsa y su inversión en energía sostenible en Guatemala

Al tipo de cambio actual, esta cifra equivale aproximadamente a Q107 mil millones, que se dedican principalmente a consumo familiar, por lo que también constituyen una de las bases del crecimiento económico (calculado por el lado del gasto) previsto para este año, en un valor central de 5%.

Supera lo del 2018

Las estadísticas también detallan que los US$9 mil 709 millones -Q75 mil millones- ingresados en lo que va del año, superan todo lo recibido en 2018 US$9 mil 287 millones, para un excedente de US$422 millones.

Además, la tasa de crecimiento a agosto es de 38.5% y significa que se han recibido US$2 mil 700 millones más respecto al mismo periodo del año anterior.

Por otro lado, este ingreso de divisas, como porcentaje del Producto Interno Bruto (PIB), ha crecido de la siguiente manera: 2015, 10.1%; 2016, 10.8%; 2017, 11.4%; 2018, 12.7%; 2019, 13.6%; y 2020, 14.6%.

En alianza con Prensa Libre

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook