En 2021 los ataques de Ransomware se han convertido en la principal amenaza y cuestan millones de dólares al año a las empresas reponerse de estos ataques, según datos de Cybersecurity Ventures.

Este tipo de ataques, entendidos como “secuestro de datos”, son cada vez más comunes, afectando a más de 1,200 organizaciones a la semana en todo el mundo y, sin excepción, todas están en riesgo.

LEER: Siguen en aumento los ataques con Ransomware hacia las empresas

Check Point, partner de Soluciones Seguras, reveló recientemente que los ciberataques a empresas crecieron un 29% en todo el mundo, destacando un dramático aumento global del 93% en el número de ataques de Ransomware en los últimos 6 meses, impulsados por la técnica de ataque Triple Extorsión.

 “Este es el tipo de ataque que es más fácil de detectar, porque las empresas reciben un mensaje solicitando un pago  para volver a tener acceso a la información personal o de la empresa. Hemos visto casos en los que, a pesar de realizar el pago, la información sigue circulando, por lo que el impacto del mismo es mucho más sensible”, dice Ángel Salazar, gerente general de Soluciones Seguras Guatemala.

Los ataques van desde pishing con correos electrónicos que les permiten a los cibercriminales el acceso a información personal de la empresa para posteriormente, pedirles una cantidad de dinero para volver a tener acceso a estos datos.

LEER: ¿Cómo estar mejor preparados ante una nueva ola de ransomware?

Las acciones que una empresa puede hacer para responder de manera adecuada, más allá del rescate son:

  1. Desconectar los sistemas infectados del resto de la red para evitar daños mayores. De manera simultánea se puede identificar la fuente de la infección. Dado que los piratas informáticos pueden haber estado en el sistema durante mucho tiempo, encontrar la fuente puede requerir de asesoría externa por parte de expertos.
  2. Una de las fases del ataque suele ser un intento de localizar y cifrar o eliminar copias de seguridad, por lo tanto es recomendable realizar copias de seguridad con datos cifrados.
  3. No realizar actualizaciones o mantenimiento de los sistemas si está siendo atacado. Eliminar archivos temporales o realizar otros cambios podría complicar las investigaciones y la solución.
  4. Una vez que descubra que ha sido infectado, es importante determinar en qué falló el proceso, ya sea un error humano o tecnológico. Esto impedirá que un suceso de este tipo se vuelva a repetir.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter.     

“Para Soluciones Seguras es de suma importancia que las empresas en Guatemala estén enteradas que estos riesgos existen y siempre recomendamos consultar con expertos al momento de montar cualquier tipo de ciberseguridad. También, nosotros le ofrecemos a nuestros clientes la asesoría necesaria para  contrarrestar los efectos que pueden surgir después de un ataque.”, concluye Salazar.