Por Rosa María Bolaños / Prensa Libre

En poco más de un año, 3,700 restaurantes cerraron sus puertas, al igual que el 15% de empresas turísticas, mientras que la industria aún no produce al 100% y el transporte de carga todavía enfrenta restricciones.

Uno de los sectores más afectados no solo por la pandemia, sino por las restricciones de movilidad y aforo establecidos por el gobierno, es el de restaurantes, cuya gremial informó que en el 2019, existían en Guatemala más de 18 mil, de los cuales ya cerraron 3,700.

Abraham Az, de la Gremial de Restaurantes de Guatemala Apoya (Grega GT), adherida a la Cámara de Comercio de Guatemala (CCG), expuso que el sector en general representa más de 200 mil empleos y ya se perdieron más de 25 mil.

En la actualidad, el nivel de ventas del sector es el 60% y 70% del 2019 y para operar en este año y medio han tenido que despedir personal y adaptarse a la entrega a domicilio, pero ello representa solo el 10% de la actividad total.

Por lo tanto, los ingresos por el servicio a domicilio no permiten sostener servicios básicos, salarios, prestaciones, transporte ni otros gastos normales de una empresa, agregaron directivos de esa entidad.

Personal vacunado

Para contribuir a solucionar la crisis pandémica, el presidente de esa organización informó que actualmente, el 100% de los colaboradores de las 90 marcas agremiados (casi 7 mil empleados) ya completaron su esquema de vacunación.

Además, varios establecimientos comenzaron a promover la inoculación entre la población guatemalteca lanzando promociones o descuentos para quien presente el carné respectivo, aunque esta no es una postura institucional, sino que cada empresa toma su decisión. Con ello, la gremial busca transmitir un mensaje de confianza para visitar los restaurantes seguros en horario normal, ya que a partir del jueves 9 de septiembre, quedó oficialmente sin efecto el toque de queda.

Otros sectores perjudicados

Te puede interesar: La tentación autoritaria en América Latina

Industria

Según un informe elaborado por Central American Business Intelligence (CABI), la industria nacional está en el camino de la recuperación y el último Índice de la Actividad Industrial reportó un indicador del 5.6% después de la contracción de -1% reportada en marzo de este año.

Algunos factores que inciden en estos indicadores son el comportamiento de la movilidad de la economía o las restricciones y el avance del plan de vacunación, indicó Paulo de León, director de CABI, al agregar que esta actividad productiva está en un proceso de rebote y se han recuperado muchos empleos perdidos. Sin embargo, también ha habido cierres de empresas.

“Se prevé un buen cierre de año, aunque los problemas de precios y de abastecimiento están complicando los inventarios y el acceso a productos o materia prima, un fenómeno global actual que está ocasionando que la producción no esté al 100%”.

Transporte

Por su parte, Héctor Fajardo, de la Federación Centroamericana de Transporte (Fecatrans), dijo que el transporte de carga tiene una integración compleja porque ya quedan pocas empresas grandes y la mayoría son empresarios individuales, muchos de los cuales cerraron operaciones y los que operan aún no se recuperan a niveles de 2019.

En el 2020 se registró una caída del 15% del transporte de carga, primero por la baja demanda y luego por las restricciones en varios países, donde solo se permitía el ingreso y egreso en un lapso de 72 horas, lo que no era tiempo suficiente para cargar y descargar.

También ha influido la menor producción o cierre de muchas empresas, horarios cortos y la falta de contenedores a nivel mundo, lo que también provoca demora en los puertos.

Turismo

Respecto a las empresas turísticas, la analista Jimena López, de la Asociación de Investigación y Estudios Sociales (Asíes) comentó que durante el 2020, el 89% de compañías estuvieron cerradas y según una encuesta de julio de este año, el 14% seguía cerrada, lo que implica un cierre definitivo.

“Aunque se registra una mejora en empleo, ingreso de divisas y visitantes, principalmente durante agosto cuando llegan miles de salvadoreños, “la recuperación sigue siendo mínima. Las perspectivas de recuperación son inciertas no solo en Guatemala, sino a nivel mundial, derivado de las nuevas variantes de coronavirus, incertidumbre que no beneficia los escenarios de recuperación de la demanda”, expuso.

En alianza con Prensa Libre

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook