EFE.- El Gobierno de Nicaragua exigió este martes la “no intromisión” en los asuntos internos del país en medio de las críticas por la orden de arresto contra el Premio Cervantes 2017 y exvicepresidente del país, Sergio Ramírez, crítico del presidente Daniel Ortega, por “realizar actos que fomentan e incitan al odio y la violencia”.

“Exigimos respeto, exigimos no intromisión en nuestros asuntos propios, exigimos que nos dejen en paz”, dijo la vicepresidenta Rosario Murillo, en una alocución, en la que no mencionó nombres ni países.

La también primera dama hizo el reclamo luego de que funcionarios de los Gobiernos de España y México, instituciones literarias como las academias de la lengua y poetas de diferentes países de América y Europa, expresaran su apoyo a Ramírez, quien había optado por el exilio meses atrás previendo que podía ser arrestado en su país.

LEER: Organismos de la sociedad civil llaman a un “paro electoral” en Nicaragua

Ramírez, quien fue vicepresidente precisamente cuando Ortega dirigió Nicaragua por primera vez, entre 1979 y 1990, sostiene su inocencia y atribuye la acusación en su contra a represalias del líder sandinista por alzar la voz en rechazo de su administración.

“Respeto a nuestros asuntos propios, porque no son de nadie. No es con tinta sino con sangre, que a lo largo de la historia, hemos exigido respeto”, insistió la esposa de Ortega.

En la víspera, el Premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa afirmó que el escritor nicaragüense, de 79 años, es víctima de un “atropello absolutamente escandaloso”, y se refirió a Ortega y Murillo como “pareja siniestra”.

Asimismo, el ministro de Asuntos Exteriores español, José Manuel Albares, extendió el apoyo del Gobierno de España a Ramírez, quien tiene ciudadanía española desde 2018.

LEER: Universitarios emiten “SOS” por salud de líder estudiantil preso en Nicaragua

Previamente, el Gobierno de Ortega había rechazado lo que denominó como “abusiva publicación”, al retuit del embajador de México en Nicaragua, Gustavo Cabrera, a un video de Ramírez refiriéndose a la orden de captura en su contra.

La orden y acusación legal contra el escritor nicaragüense ocurre en medio de una ola de arrestos que ha llevado a prisión a 36 líderes opositores y profesionales independientes, en el contexto de las elecciones generales del 7 de noviembre próximo.

En dichas elecciones Ortega busca su tercera reelección consecutiva, para un cuarto mandato de cinco años y segundo con su esposa como vicepresidenta. 

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter.