EFE.- Honduras conmemora este miércoles 200 años de su independencia de la Corona española agobiada por la pandemia de covid-19 que se comenzó a expandir en marzo de 2020, una crisis política que arrastra desde 2009 y flagelos como la pobreza, violencia, corrupción, narcotráfico e injusticia, entre otros.

El país, que se independizó el 15 de septiembre de 1821, junto con Costa Rica, El Salvador, Guatemala y Nicaragua, está lejos de lo que soñaron sus próceres como Francisco Morazán y José Cecilio del Valle, redactor del Acta de Independencia, o reformadores como Ramón Rosa, quienes abogaron principalmente por la educación.

Dos siglos después de la independencia, Honduras sigue con deficientes sistemas de educación y salud, la pobreza afecta a más del 60 % de sus 9,5 millones de habitantes y sufre los efectos de la pandemia de covid-19, que desde 2020 ha dejado cerca de 10.000 muertos y unos 355.000 contagiados.

Honduras también sigue sumida en una crisis política y social que se comenzó a agudizar el 28 de junio de 2009, cuando fue derrocado el entonces presidente del país, Manuel Zelaya, por promover reformas constitucionales que la ley le impedía, aunque eso no justificaba su derrocamiento.

La crisis política, que ha dejado muertos y lesionados, empeoró luego de las elecciones generales de noviembre de 2017, cuando fue reelegido el actual presidente, Juan Orlando Hernández, pese a que la Constitución no lo permite bajo ninguna modalidad, pero fue posible por una interpretación de la Corte Suprema de Justicia, en la que los hondureños no creen.

Hernández fue reelegido entre denuncias de “fraude” hechas por las principales fuerzas de oposición, que desde 2017 han venido exigiendo que se vaya del poder.

La división entre los hondureños se ha venido manifestando, además, desde hace varios años, con un desfile oficial conmemorativo a la independencia y otro de rechazo organizado por el Partido Libertad y Refundación (Libre), cuyo coordinador general es el expresidente Manuel Zelaya.

Leer: Estados Unidos felicita a Honduras por los 200 años de su independencia

RETORNO AL ORDEN CONSTITUCIONAL NO HA REPRESENTADO PROGRESO

Desde la independencia de la Corona española hasta lo que va del presente siglo Honduras sufrió revueltas, alzamientos armados, dictaduras y golpes de Estado, el último en 2009, de común acuerdo entre políticos y militares.

El retorno al orden constitucional en 1980, después de casi dos décadas de regímenes militares, no han representado bienestar para la mayoría de los 9,5 millones de habitantes que ahora tiene Honduras.

Desde 1981 se han celebrado diez elecciones generales, pero el sistema constitucional sigue siendo frágil, aunque en teoría se haya roto con un centenario bipartidismo mediante el que se alternaron la silla presidencial los conservadores partidos Nacional, en el poder, y Liberal, que en 2013 fue relegado a segunda fuerza de oposición.

En 40 años de “democracia” los hondureños han visto aumentar los índices de pobreza y desempleo, más narcotráfico, corrupción, violencia criminal, injusticia, el descrédito en las instituciones del Estado y la falta de verdaderos líderes políticos que puedan conducir al país a mejores condiciones de vida.

El narcotráfico, que comenzó a asomar a mediados del decenio de los 70 del siglo pasado, se fue asentando en toda la región caribeña y occidental del país, hasta salpicar a la clase política, entre ellos a los últimos tres presidentes y familiares suyos, denunciados por capos de la droga que enfrentan juicios y condenas en Estados Unidos.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

LA PANDEMIA DE COVID-19 Y LAS PRÓXIMAS ELECCIONES GENERALES

Honduras cumple 200 años de independencia en un ambiente de dolor y muerte por la pandemia de covid-19, y una incertidumbre política a menos de tres meses de las elecciones generales del 28 noviembre, en las que según líderes de la oposición Hernández buscaría una nueva reelección.

Hernández ha reiterado que no buscará reelegirse y que entregará el poder el 27 de enero de 2022 al ganador de las elecciones.

Las principales fuerzas de oposición no han logrado conformar una alianza fuerte que garantice un triunfo para sacar del poder al gobernante Partido Nacional, por lo que algunos analistas consideran que eso podría favorecer al oficialismo para que se alce con un cuarto triunfo consecutivo.

El proceso electoral marcha con campañas políticas que están más marcadas por las ofensas contra Hernández y todo su gobierno, y la ausencia de verdaderas propuestas para transformar a Honduras, país del que a diario siguen migrando centenares de personas hacia EE.UU., porque en el suyo no pueden conseguir empleo o son víctimas de la violencia criminal, que a diario deja más de diez homicidios.

El expresidente Zelaya dijo en la víspera que “no hay nada que celebrar”, al referirse al bicentenario de la independencia.

“Se cumplen 200 años en que las elites locales alcanzaron un primer pacto para controlar en todas estas generaciones, las riquezas de nuestra patria, ¿de cuál independencia nos hablan? En 200 años no se ha avanzado, hemos retrocedido, estamos gobernados por una tiranía llena de corrupción y narcotráfico”, afirmó.

El partido Libre y otros sectores de Honduras también han marchado hoy en contra de las Zonas de Empleo y Desarrollo Económico, conocidas como (ZEDE), que promueve el Gobierno, aduciendo que representan la entrega en pedazos del territorio hondureño a nacionales y extranjeros.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter