EFE.- Una asimétrica Centroamérica enfrenta grandes dificultades en el bicentenario de independencia de la Corona española, con las crisis sociales, el estancamiento productivo y los avances insuficientes como disparadores de grandes retos para la región.

El Informe del Estado de la Región 2021 señala que a 200 años de vida independiente el balance general es negativo para una Centroamérica que se hunde en la peor crisis de las últimas tres décadas, desde que se dio la pacificación de la región.

El coordinador del reporte, Alberto Mora, afirmó en entrevista con Efe que pese a los logros en la “producción de energía eléctrica con fuentes renovables, el cierto aumento en los niveles de cobertura de la educación y de la inversión pública en materia social, los avances son insuficientes y con enormes asimetrías entre los países”.

“Lo fundamental ahorita es un llamado muy claro y muy enérgico desde las sociedades en su conjunto y de quienes ocupan oposiciones de liderazgo, para el restablecimiento de la democracia y los derechos humanos en la región, porque sin eso no podemos alcanzar la estabilidad económica que necesitamos”, explicó Mora.

El experto destacó que existe un “deterioro institucional, político y democrático que incide en los poderes del Estado”, y especificó el caso de Nicaragua, país sumido en una crisis sociopolítica desde abril del 2018, así como El Salvador, que ha dado, según Mora, señales de “un proceso similar”.

Entre los principales retos mencionados por Mora se encuentran mejorar el nivel educativo de la población, ya que esto se transforma en una barrera que impide a las economías de los países avanzar hacia su modernización y lograr mayores niveles de crecimiento y productividad.

Además, los encadenamientos productivos de los bienes y servicios de los países de la región son del tipo impulsor o estratégico, es decir que son importantes oferentes o demandantes de insumos intermedios de otras actividades, lo que provoca que las economías sean poco sofisticadas.

Leer: Guatemala, 200 años de independencia sin celebraciones por la covid-19

INTEGRACIÓN

Datos del informe indican que la región tiene una población de cerca de 67 millones de habitantes y un producto interno bruto de 361.520 millones de dólares en 2019. El territorio continental es de medio millón de kilómetros cuadrados y tiene una rica biodiversidad con el 12 % de las especies del planeta.

El istmo centroamericano comparte además condiciones de clima que hacen viables actividades sociales y productivas todo el año y cuenta con valiosos activos que hoy, debe reconocer y revaluar para impulsar el desarrollo y el bienestar de su población.

Según las autoridades, debido a todas estas características, los países deben dimensionar la acción regional como espacio para buscar soluciones a los graves problemas que les aquejan y aprovechar las oportunidades compartidas.

“Para países como los centroamericanos la integración y la acción conjunta no solo es ideal, sino es absolutamente necesario y esto por el hecho de que estamos fuertemente entrelazados por recursos compartidos y dinámicas recíprocas”, dijo Mora.

El informe, elaborado por el Programa Estado de la Región del Consejo Nacional de Rectores de Costa Rica, resalta que la región cuenta con 23 cuencas hídricas binacionales o trinacionales, por lo cual es necesario acciones coordinadas en los países. Además, de que comparte 16 ecosistemas que son protegidos conjuntamente, así como una carretera interamericana vital para promover el turismo, el comercio y la conectividad interna.

Mora indicó que Centroamérica se encuentra mejor preparada que en el pasado para enfrentar los retos e impulsar el desarrollo humano sostenible y el fortalecimiento de la democracia, pero necesita de grandes esfuerzos tomando en cuenta el contexto de los países y la crisis sanitaria que ha causado un retroceso. 

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook