Reuters.- Johnson & Johnson (J&J) dijo el martes que una segunda inyección de su vacuna contra la COVID-19, administrada unos dos meses después de la primera, aumentó su eficacia al 94% en Estados Unidos contra las manifestaciones moderadas y graves de la enfermedad.

Esta cifra se compara con el 70% de protección que ofrece una sola dosis.

Los datos ayudarán a J&J a argumentar ante los organismos reguladores de EEUU a favor de una inyección de refuerzo, incluso cuando la empresa subraya la persistencia de su vacuna de una sola dosis como herramienta para aliviar la pandemia mundial.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

El presidente Joe Biden está presionando para que se administren inyecciones de refuerzo ante el aumento de las hospitalizaciones causadas por la variante delta, y J&J, el único fabricante de fármacos con una vacuna contra el COVID-19 de una sola dosis aprobada en los Estados Unidos, ha recibido presiones para aportar pruebas sobre la eficacia de una dosis adicional.

La empresa ha “mostrado pruebas de que una dosis de refuerzo aumenta aún más la protección contra el COVID-19”, dijo el Dr. Paul Stoffels, director científico de J&J, en un comunicado.

J&J dijo que una dosis de refuerzo administrada dos meses después de la primera dosis aumentaba los niveles de anticuerpos entre cuatro y seis veces. Cuando se administró seis meses después de la primera dosis, los niveles de anticuerpos se multiplicaron por doce, según los datos publicados el mes pasado, lo que sugiere una gran mejora de la protección con el mayor intervalo entre las dosis.

Los efectos secundarios de las dos dosis fueron comparables a los observados en los estudios con la vacuna de dosis única. Los datos aún no han sido revisados por expertos, pero se presentarán para su publicación en los próximos meses.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook

Hasta la fecha, sólo Pfizer Inc/BioNTech SE han presentado datos suficientes para que los organismos reguladores de EEUU evalúen si se justifica la administración de refuerzos antes de la fecha límite del 20 de septiembre para el despliegue de las vacunas de refuerzo. Se espera una decisión sobre esta vacuna esta semana.

J&J dijo que ha presentado los datos a la FDA y que planea presentarlos a otros reguladores, a la Organización Mundial de la Salud y a otros grupos asesores de vacunas de todo el mundo para que les sirva de base a la hora de tomar decisiones.