Reuters.- Panamá aplicará a partir del miércoles una tercera dosis de la vacuna contra el COVID-19 en pacientes inmunosuprimidos moderados y graves tras considerar que son vulnerables a la enfermedad y podrían no generar inmunidad con dos dosis.

Otros países de la región, como Ecuador y Chile, ya están aplicando una dosis extra a poblaciones de riesgo, con algún tipo de inmunodeficiencia o adultos mayores, pese al pedido de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de esperar hasta que más personas en todo el mundo reciban su vacunación inicial. (Full Story) (Full Story) (Full Story)

Entre los pacientes que podrán recibir el refuerzo durante la primera fase del plan panameño hay personas en tratamiento oncológico, trasplantados, y quienes recibieron células madre o que sufren una infección avanzada o no tratada por VIH, dijo el martes el ministro de Salud, Luis Sucre.

“La dosis adicional pretende mejorar la respuesta inmune” de los pacientes inmunosuprimidos, dijo Sucre, quien remarcó que a la fecha el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por su sigla en inglés) no recomienda dosis adicionales para grupos que no sean vulnerables.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Importantes científicos, incluidos dos funcionarios de alto nivel de la Administración de Medicamentos y Alimentos estadounidense y varios de la OMS, dijeron en un artículo publicado la semana pasada que no son necesarias inyecciones de refuerzo para la población en general.

Panamá, que el martes reportó 341 contagios nuevos de la enfermedad del coronavirus para un total acumulado de 464,781 y suma 7,178 fallecidos en lo que va de pandemia, ha aplicado 5.3 millones de dosis de la vacuna contra el COVID-19 y se aproxima a la inmunidad de rebaño, según el Gobierno.

Descarga gratis la edición impresa de Forbes Centroamérica

La nación centroamericana aprobó la semana pasada un proyecto para atraer a visitantes interesados en inmunizarse con dosis de AstraZeneca, convirtiéndose en el primer país de Latinoamérica en apostar al turismo de vacunas.