Por Diego Fabani

La gran mayoría de las industrias en todo el mundo se han visto en la necesidad de modificar y adaptar su oferta, procesos y comunicación con ayuda de la tecnología, para así satisfacer las necesidades del mercado actual que demandan soluciones a una velocidad sin precedentes ante el contexto pandémico que vivimos hace casi dos años.

Las empresas que ya tenían la madurez digital necesaria para enfrentar estas adversidades han evolucionado de forma orgánica, aprovechado una gran cantidad de recursos de TI a su favor. Algunas otras se han visto en la necesidad de empezar a innovar para lograr la sostenibilidad, haciendo frente a la crisis económica que se vive en gran parte de Latinoamérica.

Hace ya algunos años, un gran número de empresas de la industria de seguros identificaron el potencial de la tecnología para simplificar y potencializar la rentabilidad de sus servicios. La situación actual de salud a nivel mundial les ha reafirmado a estas empresas que “la salud no es un lujo, es una necesidad”, por lo que resulta ser un momento crucial para arrancar estrategias en torno a la transformación digital si es que no lo han hecho ya.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

El termino Insurtech viene de la contracción de Insurance y Technology, es utilizado en la actualidad para referirse a las empresas aseguradoras que han nacido o se han transformado en digitales de manera exitosa. Modificando el modelo de negocio tradicionalmente conocido, ya que representa un complemento perfecto para que estas empresas puedan ofrecer servicios más personalizados, inteligentes, confiables y justos con ayuda de los datos.

Este giro sustancial en todos los aspectos de la industria aseguradora, impulsa la eficiencia y satisfacción tanto del cliente, como de las aseguradoras que adoptan la cultura digital. Algunos de los ejemplos más notables de cómo la tecnología está reconfigurando la industria y cambiando la forma en que se gestionan los seguros son:

Experiencias autogestivas: Podemos ver como empresas de seguros están haciendo posible que sus clientes generen reportes de incidentes en tiempo real usando tecnologías al alcance de su celular. Por ejemplo, se puede usar Whatsapp, Facebook u otras plataformas conversacionales para reportar de manera inmediata un incidente. Este es un ejemplo de una experiencia “autogestiva”. Dicha experiencia tiene beneficios para la empresa (reducir la fricción) y para  el cliente (mejor experiencia de usuario). Reclamos en línea y asistencia mecánica, son otros ejemplos.

Pólizas personalizadas con mejor análisis y scoring de datos: Típicamente las empresas han usado una metodología y clasificación bastante genérica para evaluar la siniestralidad. Con el uso de la inteligencia artificial, se puede evaluar de manera más precisa el riesgo de cada póliza y las preferencias de cada cliente. Eso incluye la generación de microseguros, que son más atractivos para las generaciones más jóvenes; por ejemplo por estilo de vida, oficio, se puede intuir el nivel de riesgo de un joven viajero vs. otro sedentario.

Cotización y gestión de pólizas digitales: Vemos que las empresas están migrando hacia un onboarding digital, usando por ejemplo, biometría para facilitar el ingreso de nuevos clientes. Se puede recibir una cotización hecha a medida por WhatsApp en sólo unos minutos, lo que representa un cambio significativo en la experiencia del usuario. La personalización de la póliza se puede lograr a través del uso de los datos.

Es importante mencionar que el camino o formato para la adopción tecnológica depende de los objetivos y necesidades de cada empresa aseguradora y de sus clientes. Es importante que la experiencia no la decida una o dos personas en la organización, es posible hacer testeos rápidos a través de prototipos en el mercado para poder identificar cuál es la prioridad que hoy está marcando el consumidor; y con base en datos decidir el formato más viable para la transformación.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook

Con tecnología a través de herramientas como la Nube y el análisis de datos basado en Inteligencia Artificial, es viable agilizar y hacer más precisa la toma de decisiones, automatizar procesos y elevar la calidad de los servicios.  Esto permite tener un time to market óptimo, medir el impacto de lo que estamos logrando en el negocio y el nivel de satisfacción en la experiencia de los usuarios.

En conclusión, el uso estratégico de los datos y las plataformas conversacionales ayudarán a reducir notablemente la fricción en momentos de estrés e incertidumbre para todas las partes involucradas, asegurando la portabilidad y la omnicanalidad al mismo tiempo que permitirán a las empresas modelar las audiencias para identificar algunos incentivos y diseñar ofertas de valor personalizadas. Con lo cual se incrementará el universo de posibles asegurados y su satisfacción. Además, lograrán simplificar procesos internos al mismo tiempo que ayudarán a prevenir fraudes a las aseguradoras.

*El auto es Managing Director de Latinoamérica para Globant

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Centroamérica.