EFE.- El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, no descartó este lunes que sus ambiciosos planes de gasto para sacar al país de la crisis causada por la pandemia no sean aprobados esta semana en el Congreso, que encara unas jornadas cruciales.

“Puede que no sea para finales de esta semana. Espero que sea para finales de esta semana”, dijo el mandatario en declaraciones a los periodistas en la Casa Blanca.

Aun así, se mostró confiado en que su ambiciosa agenda legislativa, que contempla un gasto superior a 4 billones de dólares, salga adelante.

“Me conocen, soy un optimista, creo que las cosas van a ir bien, vamos a lograrlo”, afirmó Biden, quien en respuesta a una pregunta sobre qué está en juego, respondió “la victoria”.

LEER: Gobierno de Biden propone norma para proteger a ‘dreamers’ de la deportación

Este jueves se espera que se vote en la Cámara Baja un proyecto de ley de infraestructuras por 1,2 billones de dólares, horas antes de que expire el plazo para que el Gobierno se quede sin fondos, lo que deja poco margen de error para los legisladores.

La presidenta de la Cámara Baja, la demócrata Nancy Pelosi, anunció anoche ese voto para el jueves con el objetivo de dar tiempo para unificar las filas de su bancada sobre ese plan y otro paquete más amplio de gasto social y medioambiental por 3,5 billones de dólares.

El ala más izquierdista de los demócratas ha advertido de que no apoyará la propuesta de infraestructura de 1,2 billones de dólares a menos que salga adelante el plan de gasto social, que los más moderados de esa formación han criticado por su alcance y tamaño.

Con la mayoría de que disponen en la Cámara Baja, los progresistas solo pueden contar con tres deserciones si quieren que la votación sobre infraestructuras del jueves salga adelante.

LEER: Biden se pone una dosis de refuerzo de la vacuna de Pfizer

Por otro lado, incluso si los demócratas alcanzaran un acuerdo para votar esta semana el paquete de gasto social, todavía tendrían que lograr 50 votos para ser aprobado en el Senado, donde hay dos senadores demócratas que han expresado sus reservas al respecto.

En medio de todo esto, sobre la Administración de EE.UU. se cierne la amenaza de un cierre por falta de fondos si no se llega a un acuerdo sobre una propuesta -que incluye elevar el techo de deuda antes del fin del año fiscal- antes de la medianoche del 30 de septiembre.

La Cámara Baja aprobó la semana pasada una propuesta para suspender el techo de deuda hasta 2022 y financiar la Administración hasta el 3 de diciembre.

El líder de la mayoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer, quiere votar esa propuesta esta tarde a las 17.30 horas (21.30 hora GMT), pero no se espera que salga adelante porque los progresistas necesitan diez votos de los republicanos.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter.     

Mitch McConnell, el líder de la minoría republicana en la Cámara Alta, proclamó este lunes en un discurso en esa cámara que su partido “no dará votos” a la posibilidad de subir el techo de la deuda.