EFE.- El presidente francés, Emmanuel Macron, pidió este lunes un reforzamiento de los “mecanismos de alerta precoz” en la Organización Mundial de la Salud (OMS) e insistió en que ningún país miembro debería ocultar o retrasar la transmisión de informaciones, en lo que podría verse una velada alusión a China.

“Ningún Estado de la OMS debe disimular informaciones o retrasar la transmisión de esas informaciones”, subrayó Macron en el lanzamiento de las obras de una academia de formación de este organismo en Lyon en el que también estuvo su director general, el etíope Tedros Adhanom Ghebreyesus.

El presidente francés no nombró a ningún país en particular, pero el de China flotaba en el ambiente dada la polémica en torno al ritmo y la transparencia con que Pekín informó al resto del mundo sobre el comienzo de la epidemia de coronavirus a finales de 2019.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Macron también se hizo eco de otro aspecto de la polémica al insistir: “Tenemos que proteger a la OMS de cualquier interferencia política” y defender “una ciencia libre y abierta”.

Estados Unidos ha sido el país que más ha cuestionado la política informativa de China sobre la covid, dentro del pulso político y económico que mantienen Washington y Pekín, a lo que las autoridades chinas han replicado reclamando que se investigue el origen del virus en otras partes del mundo.

Macron insistió en que la batalla contra el coronavirus no está ganada y en que “no se sale de una pandemia mundial si no hay una estrategia mundial”. A su juicio, el primer paso es actuar con transparencia, por ejemplo, en el terreno del despliegue de vacunas para que lleguen a todo el mundo.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook

Sobre ese punto, criticó a Estados Unidos y dijo que frente a su posición los europeos tienen que estar “orgullosos” porque no solo no han establecido restricciones a la exportación, sino que han dedicado la mitad de las vacunas fabricadas al resto del mundo.

Según su análisis, los principales retos ahora son la transferencia tecnológica por parte de las empresas farmacéuticas para favorecer así la producción local en países en desarrollo.

Hizo notar, por ejemplo, que en África únicamente un 3-4 % de la población está vacunada.