Por Urías Gamarro

Debido a un “efecto rebote” en los precios, de enero al 13 de septiembre de este año el precio del galón de gasolina súper acumula un incremento promedio de Q7.17; el de regular, Q7.29; y el de diésel, Q5.86 en las estaciones  del área metropolitana.

En cuanto al costo del propano, el cilindro de 25 libras ha subido Q32, según los registros de la Dirección General de Hidrocarburos (DGH), adscrita al Ministerio de Energía y Minas (MEM).

Esos movimientos se han observado en la factura petrolera, que registra el costo, importación y consumo de esos derivados, ya que Guatemala depende del mercado internacional para abastecerse de esos productos y, como consecuencia, el consumidor debe desembolsar más para adquirir combustibles.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

El año pasado, la factura petrolera representó un ahorro para los automovilistas gracias a los precios bajos, pero ahora se presenta un desahorro, debido a la tendencia internacional. La gasolina, el diésel y el gas licuado de petróleo son los principales productos de este tipo que se importan y consumen en el país.

El registro

Los cuatro productos con mayor demanda en el mercado local registran una tendencia alcista sustancial respecto del 2020, año irregular, por los efectos de la pandemia, que presionó a la baja el precio del crudo.

Por ejemplo, la factura petrolera de enero a julio es de US$1 mil 713 millones, mayor en el mismo período del 2020 a los US$938 millones.

Esa variación representa un aumento de 82%, o sea US$775 millones —unos Q5 mil 967 millones—,   monto que los consumidores han pagado por la importación y consumo de los combustibles.

La variable está vinculada con los precios internacionales del petróleo, que es la referencia: en el 2020, el costo promedio, según estadísticas del Banco de Guatemala (Banguat), fue de US$39.40, pero en el primer trimestre de este año se ubicó en US$57.84 y en el segundo trimestre, en US$66.07.

Para este ejercicio, la banda de precios que ubica la banca central del barril de crudo es de US$49.50 como bajo; medio, US$64.43; y alto, US$70.67.

Costo por producto

El diésel es el principal derivado del petróleo que se importa en Guatemala y el que más se consume en el transporte de bienes para la industria, comercio, construcción, agricultura y otras actividades, así como por el movimiento de pasajeros.

De enero a julio de este año, por ese combustible se han pagado US$675 millones, o  72% más, al compararlo con el mismo período del 2020.

Por gasolina superior, el monto es de US$439 millones, 134% más; en la regular, US$398 millones, 91% más; y GLP, US$200 millones, 32% de incremento.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook

Para el consumidor, el aumento acumulado de enero a septiembre de este año en el galón de súper es de Q7.17; regular, Q7.29; y diésel, Q5.86, lo que da como resultado un aumento de 25% en promedio, según los registros de la DGH.

Al 20 de septiembre, el precio del galón de gasolina superior en la modalidad de autoservicio en  el área metropolitana era de Q29.27; regular, Q28.58;  y diésel, Q23.77.

Para el cilindro de GLP de 25 libras, el aumento es de Q32, al venderse en Q132, luego de un ajuste, el pasado 17 de septiembre.

Lectura

Luis Ayala Vargas, viceministro de Energía y Minas, explicó que la principal causa es el movimiento alcista que durante este año registra el barril de petróleo, influenciado por los efectos de la pandemia a escala global.

Por otra parte, afirmó que la reactivación económica mundial tiene como consecuencia un alza de esta materia prima, así como en el consumo.

Descarga gratis la edición impresa de Forbes Centroamérica

Para Enrique Meléndez, director de la Asociación Guatemalteca de Expendedores de Gasolina (Ageg), de agosto de 2020 para el mismo mes de este año el precio del barril de petróleo ha subido cerca del 80%, y el mercado experimenta una recuperación de precios, por el lado de la oferta, liderado por la   Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep) y sus aliados, que han mantenido una restricción del suministro.

Medidas y acciones

Leonel Leal, consultor en temas logísticos, manifestó que las empresas deben optimizar el uso de los vehículos para sus operaciones productivas, ya que algunos negocios no pueden absorber la escalada de precios.

El mismo mensaje va dirigido a los consumidores particulares que utilizan   vehículo como medio de transporte diario.

Para una operación de distribución de productos, por ejemplo, lo recomendable es diseñar las rutas de despachos con base al espacio, a fin de hacer un solo recorrido de entrega y que sea solo una unidad que anteriormente era cubierta por dos.

Para las familias lo recomendable es diseñar rutas diarias para hacer el recorrido en un solo viaje y evitar “estar entrando y saliendo”.

La sugerencia central es  utilizar los vehículos lo menos posible, para ahorrar combustible, pues el mercado es impredecible, y debido a que Guatemala no produce estos combustibles, no tiene más remedio que importar.

*En alianza con Prensa Libre