Por Natiana Gándara

En medio de la pandemia del covid-19 y la escalada de casos en varios países, el poco avance en la vacunación de la población sumado a la crisis logística y la escasez de microprocesadores, pareciera no ser un buen momento para pensar en negocios. Pero para algunos inversionistas y empresarios, es una oportunidad que piensan aprovechar.

Con el producto y/o servicio apropiado y en el mercado adecuado, los negocios en la región parece que son tierra fértil para aquellos que buscan comenzar o expandir sus actividades.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Las oportunidades son amplias, ya sea con un proyecto de comercio electrónico, un negocio local, una empresa mediana o una compañía de grandes proporciones, pues cada país cuenta con características específicas a considerar, antes de tomar la decisión final.

Por ejemplo, Guatemala mantiene vigentes varios acuerdos y tratados comerciales con diferentes países de la región y es un factor importante, más no determinante, para pensar en un inicio de operaciones.

Chile busca socios

Diego Alberto Lechuga, director Comercial de ProChile en Guatemala, informó sobre el interés de 11 empresas chilenas que buscan realizar negociaciones con compañías guatemaltecas y buscan concretar alianzas en el corto plazo.

Según Lechuga, la apertura comercial de Chile y la gran cantidad de acuerdos de comercio vigentes han sido un motor de desarrollo relevante para el crecimiento del sector silvoagropecuario de ese país sudamericano, a través de la facilitación del comercio, mejor acceso a mercados y promoción, convirtiéndolo en un pilar para el desarrollo económico.

La diversidad geográfica y climática de Chile les ha entregado una gran experiencia a las diferentes empresas para enfrentar desafíos técnicos en otros mercados. Una estrategia para potenciar estos sectores es desarrollar alianzas dentro de la cadena de valor con proveedores que puedan complementar su oferta exportadora.

Algunos de los productos que tienen potencial, por lo que les interesa establecer alianzas comerciales con empresarios guatemaltecos son las semillas, biotecnología, envase y embalaje, entre otros, detalló Lechuga. Los insumos pecuarios corresponden principalmente a ingredientes y suplementos para alimentación animal y productos farmacológicos.

A diferencia de otros países que proveen al productor ganadero del alimento preparado, en Chile elaboran su propia fórmula, pero deben comprar los ingredientes y la oferta exportable corresponde a insumos para alimentación.

Durante el 2020 el país exportó a Chile US$94.7 millones e importó US$137.2 millones, según datos del Banco de Guatemala. El mayor intercambio comercial se encuentra en el rubro de industrias agropecuarias y extractivas.

Espacio para crecer en México

Elizabeth Alburez, directora ejecutiva de la Cámara de Comercio e Industria Guatemalteco-Mexicana (Camex), compartió que más de 80 empresas mexicanas han invertido en Guatemala por un monto superior a los US$4 mil millones y de acuerdo con la Dirección General de Inversión Extranjera Directa de México, hay 43 empresas guatemaltecas establecidas en ese país, con una inversión acumulada de US$205 millones.

La ejecutiva opinó que los productos con alto potencial de crecimiento son los alimentos procesados y bebidas no alcohólicas, medicamentos e insumos médicos, materiales para la construcción y ferretería liviana.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook

Alburez compartió los principales pasos que un empresario guatemalteco debe tomar en cuenta para hacer negocios en México:

  • Conocer las condiciones de acceso al mercado mexicano (regulaciones arancelarias y no arancelarias).
  • Diseñar una logística de exportación, considerando el trasiego o cambio de cabezal que se requiere en la frontera.
  • Adecuarse a la forma de hacer negocios con empresarios mexicanos. Verificar que la empresa está debidamente constituida.
  • Adecuar su producto a las condiciones de mercado (presentación, características, etc.). Especialmente con el cumplimiento de normas de etiquetado para productos procesados, y determinar si existe alguna restricción por temas de inocuidad, como suele pasar con los productos frescos.
  • Determinar correctamente el precio de exportación utilizando metodologías aplicadas internacionalmente para que el precio sea competitivo y genere la rentabilidad adecuada.
  • Es importante conocer los requerimientos de manera integral, para garantizar el éxito de las negociaciones.

Aliados estratégicos con Colombia

En el caso de Colombia, se convirtió en el segundo país inversionista en el primer semestre del 2020, con US$70 millones en sectores estratégicos como energía eléctrica, banca y seguros.

*En alianza con Prensa Libre