EFE.- La aerolínea estadounidense United Airlines dijo este jueves que el número de sus trabajadores en proceso de despido por negarse a vacunarse contra la covid-19 se ha reducido casi a la mitad tras anunciar hace dos días que se había cumplido la fecha límite para unos 600 empleados.

“Nuestra política de vacunas sigue demostrando que los requisitos funcionan: en menos de 48 horas, el número de empleados sin vacunar que empezaron el proceso de ser separados de la empresa se ha reducido casi a la mitad, de 593 a 320”, dijo la firma en una declaración remitida a Efe.

“Eso significa que el 99,5 % de los empleados de United en EE.UU. -unos 67.000 en total- han elegido vacunarse, excluyendo a los que han buscado una exención” por motivos de salud o religiosos, agregó la empresa.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

United Airlines requirió a principios de agosto que toda su plantilla en el país se vacunara en las siguientes semanas o afrontara un despido, una de las políticas más estrictas registradas entre las grandes empresas, ya que a diferencia de otras no propone hacerse pruebas frecuentes de covid-19 como alternativa al pinchazo.

El cambio se ha debido, sobre todo, a que los empleados enviaron tarde sus tarjetas de vacunación y además la empresa confía en que haya más vacunados que aún no lo han notificado.

La dirección de United agradeció este martes a sus empleados haber cedido y reafirmó que comenzaría el proceso de despido, que puede llevar semanas, para aquellos que no se hubieran vacunado, lo que visiblemente ha servido de llamada de atención.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook

Otras aerolíneas del país se han mantenido al margen y no han impuesto a sus empleados vacunarse, aunque Delta Airlines ha buscado incentivarlo subiendo la prima del seguro médico para quienes estén suscritos a su plan y no se vacunen, alegando que las hospitalizaciones suponen un alto coste.