EFE.- El Movimiento Campesino Anticanal de Nicaragua rechazó este viernes las elecciones del 7 de noviembre próximo, que calificó de “circo”, y solicitó a la Organización de los Estados Americanos (OEA) desconocer al presidente Daniel Ortega, quien busca su tercera reelección consecutiva.

“Venimos aquí para decirles que en Nicaragua no hay proceso electoral, y que lo que habrá el 7 de noviembre será un circo, una vergüenza, y que el pueblo digno no participará”, expresó el Movimiento Campesino en una carta dirigida a la OEA.

El proceso de las elecciones en Nicaragua ha causado controversia por el establecimiento de leyes que restringen la participación de la disidencia, la anulación de tres partidos de oposición, el encarcelamiento de opositores, incluyendo a siete aspirantes a candidatos a la Presidencia, y proceso legales a medios.

LEER: Nicaragua se prepara para elecciones con Ortega en busca de su quinto mandato

“No aceptaremos esos supuestos resultados y ustedes también, señores de la OEA, no deberían de reconocer a unos gobernantes ilegítimos”, subrayó el Movimiento Campesino, que representa al sector rural opositor de Nicaragua, y es la organización de origen del aspirante a la presidencia convicto Medardo Mairena.

Los campesinos alegaron a la OEA que “Ortega convirtió en papel higiénico los acuerdos firmados en marzo de 2019 en una negociación que nunca existió. No cumplió nada y se burló de ustedes y de toda la comunidad internacional”.

Según el Movimiento Campesino, “Nicaragua es hoy uno de los pocos países de América Latina donde los ciudadanos no tenemos ningún derecho, somos el país en donde una pareja de tiranos impone el terror y el miedo como la forma de vida del ciudadano”.

LEER: Piden a Ortega gesto humanitario para líder opositor preso

“El resultado es una nueva ola de exiliados en Centroamérica, más de 100.000 nicaragüenses que solo quieren vivir en su país y desarrollarse son obligados a escapar de la persecución y la crisis económica y social que impone la dictadura”, dijo el Movimiento agregó.

La organización invitó a los nicaragüenses a un “paro popular”, que consiste en que las personas no voten y se mantengan dentro de sus casas el día de las elecciones, como muestra de rechazo al proceso.

La propuesta de los campesinos coincide con el llamado a “paro electoral” de la Articulación de Movimientos Sociales (AMS), que agrupa a 60 organizaciones de la sociedad civil, tiene el apoyo de grupos opositores como la Coalición Nacional y uno de sus principales integrantes, la Unidad Nacional Azul y Blanco.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter.     

Ortega, quien ya había gobernado Nicaragua de 1979 a 1990, busca su cuarto mandato consecutivo de cinco años y segundo con su esposa, Rosario Murillo, como vicepresidenta.